El periodista oficialista Marcelo Longobardi se mostró molesto con las críticas que recibió tras su entrevista del pasado jueves con el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, y sentenció: "No voy a cambiar el formato del programa por cuatro forajidos garpados".

El conductor del programa "Cada Mañana" (Radio Mitre), dijo en su editorial: "El gobierno de Macri se tomó el trabajo el viernes pasado de informarme que, como consecuencia del reportaje que le formulamos a Alberto Fernández, las redes sociales me calificaron a mí de hijo de puta".

A continuación, Longobardi extendió su explicación: "Fuentes del Gobierno me informaron: 'viste lo que pasa en las redes'; la gente dice que sos un hijo de puta". Sorprendido por el tono del comentario, continuó: "La razón por la cual voy a referirme a esto es porque el papel del periodismo internacional está sometido a un enorme debate".

"En la Argentina, desde hace años, este debate lo inauguró Kirchner. Hasta Néstor Kirchner las cosas eran más o menos normales. Fue Kirchner el que vino a empiojar el asunto por intereses políticos personales", sumó.  "Si los pacientes del manicomio prefieren vivir enfrascados, que vivan enfrascados", afirmo el periodista en relación a sus críticos. "Si los pacientes del manicomio prefieren vivir enfrascados, que vivan enfrascados", apuntó.

 

 

En otro tramo de su descargo, Longobardi atacó contra el kirchnerismo: "Estamos claros que mi punto de vista es coherente, yo tengo una controversia con el kirchnerismo desde hace 16 años, desde el día en que Kirchner asumió, ese mismísimo día dije lo que pensaba".

"Esa mezcla entre las tres misiones centrales: informar, analizar y dar puntos de vista, este programa la lleva bastante bien. Hemos sido bastante criteriosos y bastante serios con la manera en que mezclamos los elementos constitutivos del programa durante tanto tiempo", sumó.

A continuación, con respecto a su relación con el candidato a presidente por el Frente de Todos, Longobardi dijo: "Hay un momento en que me voy a pelear con Alberto Fernández. Hay un momento en que lo voy a escuchar para ver qué me cuenta, por ejemplo, de qué habló con el Presidente, que es un tema de interés para los argentinos". Y cerró: "Está claro que este programa tiene un punto de vista editorial histórico y estuvo signado por tener que analizar, informar y dar un punto de vista sobre el fenómeno kirchnerista en Argentina".