Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X

 La empresa Loma Negra cerró la planta de producción que operaba en el partido bonaerense de Olavarría y comunicó que reubicará a sus 22 empleados.  Se trata de la primera fábrica de cemento del país, ubicada en Sierras Bayas, donde desde 2001 la firma tenía sus operaciones de molienda y embolsado de cementos especiales llegando a tener 100 operarios en 2017. En junio había cerrado una planta en la ciudad de Barker-Villa Cacique, donde 240 personas quedaron en la calle. 

La firma había comenzado a desprenderse de sus operarios en 2018 por goteo, por lo que en el final de las operaciones quedaban solo 22 trabajadores en relación de dependencia, a quienes se le suman otros 23 que prestan servicios de manera tercerizada. De acuerdo a una nota de la agencia Télam, la vocera de Loma Negra, Belén Marty, informó que "todo el personal propio será reubicado".

Alejandro Santillán, de la Asociación Obrera Minera Argentina (Aoma), dijo en una rueda de prensa que el cierre de la planta se veía venir desde hace varios meses pero la firma controladora no lo hacía público. Esta cementera está ubicada en Sierras Bayas, una localidad del partido de Olavarría, en la que viven unas 7.000 personas: el 11 de febrero de 1919 se fabricó allí la primera bolsa de cemento portland.

El sindicalista comentó que Aoma está trabajando con otras empresas cementeras para intentar ubicar a los 22 operarios despedidos por Loma Negra, para sostener las fuentes de empleo en una ciudad en la que ya cerraron varias empresas en los últimos meses.

Voceros de la compañía dijeron a la prensa que el cierre se decidió porque la planta estaba operando por debajo de los niveles de producción que requería para ser sustentable y señalaron además que las instalaciones requerían de fuertes inversiones para la actualización tecnológica.

Luego de la transitoria reversión observada en julio, en agosto el consumo de cemento volvió a la senda negativa en la Argentina con una caída del 6% interanual, ubicándose en niveles similares a los de febrero de 2016. Según un informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), la caída registrada en agosto afectó tanto al consumo realizado a granel como al efectuado en bolsa.

Así, mientras que el consumo a granel experimentó una baja del 5,4% interanual, la del consumo en bolsa fue del 6,5%, en el marco de la recesión económica y la baja de obras públicas a cuenta del ajuste fiscal.