Uno de los sectores más afectados por la crisis fue el automotriz, cuyas ventas se derrumbaron un 50% en el primer semestre de 2019, desde una perspectiva interanual. El uso de la capacidad instalada apenas supera el 30% en lo que va del año.

De acuerdo a un informe de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), la venta de automóviles cayó un 53,8%; camiones un 53,2%; las motos el 49%; y los utilitarios redujeron sus ventas un 42,1%. En los primeros seis meses de 2019, sólo el 27,7% de las ventas fueron de producción local, lo que representó el número más bajo en 5 años.

Además, el documento advirtió que la utilización de la capacidad instalada en la industria automotriz se redujo un 15% en un año y se convirtió en el peor número de los últimos 15 años.

En base a datos del INDEC, el informe resaltó que “en los primeros cuatro meses de 2019 las terminales que producen en el país sólo utilizaron el 32,2% de su capacidad instalada”. “El deterioro en la actividad local se conjugó con un mayor nivel de ventas internas, traccionadas por las unidades de lujo, mayormente producidas fronteras afuera”, añadió.