La Provincia lanzó una red de comercializadoras de la economía popular para frenar especulaciones y promover el sector

Unas 20 cooperativas integran la experiencia, los pedidos se pueden hacer por Internet, van directo al hogar y se evitan las remarcaciones en este contexto de pandemia.

27 de marzo, 2020 | 07.54

Ante la pandemia del coronavirus, la necesidad de que los ciudadanos no salgan del hogar y de continuar con el fortalecimiento de la economía popular, la provincia de Buenos Aires lanzó una red de comercialización y distribución de productos del sector que abastece a las distintas regiones del distrito más grande del país.

QUÉ LA DEVUELVAN

La Subsecretaría de la Economía Popular bonaerense, un área nueva dentro del Ministerio de Desarrollo a la Comunidad creada por el gobierno de Axel Kicillof, surgió con el objetivo de crear políticas orientadas al sector. Esta red de comercialización nació de la organización propia de las cooperativas de trabajo y encontró un canal de institucionalización estatal para llegar a la mayor cantidad de habitantes de la Provincia.

Se lanzó hace dos días pero venía trabajándose desde principio de año. Federico Ugo, titular de la subsecretaría, le explicó a El Destape que, con este mecanismo, las comercializadoras articulan con pequeños productores y cooperativas mediante un sistema de pedidos y entregas de productos para fomentar el cuidado en este contexto de crisis sanitaria y "defender la economía local, la producción y el trabajo".

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Actualmente, 20 comercializadoras integran esta experiencia y, mediante un sistema de regionalización de la Provincia, abastecen al norte, sur y oeste del conurbano así como al interior bonaerense. Como no se puede salir del hogar para evitar la propagación del coronavirus, se desarrolló un sistema de pedidos por Internet - en las páginas web las cooperativas - para llevar los productos a cada hogar y generar "una herramienta que ayude a la economía popular, su producción y productos".

Si bien es una iniciativa reciente, ya tuvo buena repercusión y está ayudando al sector, analizó Ugo. Además, a medida que se conoce y divulga, cada vez son más las que llaman para interiorizarse, contar cuál puede ser su zona de influencia y sumarse a esta red. Para hacerlo, pueden utilizar las redes de la Subsecretaría: en Instagram y Facebook la encuentran como economiapopular.pba, o la web del Ministerio.

Buenos Aires es el distrito más grande del país y concentra a la mayor cantidad de habitantes de todo el territorio nacional. Pero la extensión no fue un problema para desarrollar esta política ya que proyectan que alcanzarán a 120 distritos sobre los 135 que componen la provincia.

Uno de los puntos a destacar, sostuvo Ugo, es la solidaridad que se generó entre las comercializadoras integrantes. Lejos de la especulación o competencia de mercado que puede generarse en estos entramados, "se pudo trabajar para ponerse de acuerdo y no perder, porque sino pierden todos", dijo. Por eso, todo fue consensuado, las divisiones, alcances y distribución. Incluso, "si hay un pedido que uno no puede cubrir, lo trasladan a otra" que sí puede hacerlo y "se comparte el laburo".

Además, en medio de un incremento generalizado de precios en los comercios, "los productores están manteniendo valores y no se está jugando la especulación por la demanda". Un factor clave es la (casi total) ausencia de una cadena de intermediarios, lo que conlleva a que no haya "remarcaciones" de precios. De la productora a la comercializadora y de la comercializadora al hogar.

De todos modos, la tarea no es sencilla. Los cooperativistas se encontraron con algunos problemas para circular a causa de los controles policiales en un contexto de aislamiento social preventivo. Cuentan con permisos provisorios y no hubo inconvenientes graves, más allá de algunas retenciones que fueron resueltas por la articulación del Ministerio con Seguridad y Salud.

Si bien los proveedores de alimentos están exentos y pueden prestar servicio, las cooperativas no tienen logos o camionetas con distintivos, como pueden tenerlas las grandes empresas. Son frenados y, dependiendo del distrito, es más fácil hacer entender el trabajo o más difícil. Sin embargo, se está trabajando en permisos definitivos que podrían estar en funcionamiento para fines de esta semana o comienzos de la próxima.

La medida afecta de forma favorable a los 250 trabajadores que integran las comercializadoras pero, dadas las articulaciones con productoras y cooperativas, alcanza a miles de miembros de la economía popular. La experiencia apunta a fortalecerse y crecer, generar una página web unificada que contenga todas las ofertas, precios y promociones, así como una app que facilite el contacto entre proveedores y consumidores.

A continuación, los contactos de las cooperativas que integran la red. Se pueden buscar productos y hacer el pedido para que lleguen directamente al hogar según la zona:

ESCUCHÁ EL DESTAPE RADIO ►