Christophe Castaner condecoró el 16 de junio pasado a varios de sus agentes, entre los cuales cinco están involucrados en investigaciones relacionadas con la violencia policial. Entre los premiados de la "medalla de promoción especial de los 'chalecos amarillos'" de seguridad nacional, se incluye a Gregory Chassaing, el comisario que ordenó el uso de gas lacrimógeno en Nantes la noche de la desaparición de Steve Maia Caniço, pero también Rabah Souchi y su compañera Hélène Pedoya, quienes se distinguieron durante las operaciones policiales que causaron las lesiones de Geneviève Legay.

 

Creada en 2012, la Medalla de Seguridad Nacional premia al personal del ministerio que, como se indica en el texto oficial, interviene en las siguientes áreas: "Defensa de las instituciones e Intereses nacionales, respeto de las Leyes, mantenimiento de la paz y el orden público, protección de personas y bienes y prevención, mediación, lucha contra la exclusión, asistencia a las víctimas".  Para el año 2018-2019, el Ministro del Interior, Christophe Castaner, eligió honrar a los agentes de policía que cometieron actos de violencia policial.

 

 

El ministerio premia estos actos de valentía tradicionalmente el 1 de enero y el 14 de julio. Por lo tanto, es una "promoción excepcional", la del 16 de junio, oficialmente llamada "chalecos amarillos" que acaba de ser seleccionada por Christophe Castaner. Pero no lo es sólo por la elección del calendario. Según Mediapart, la jerarquía policial primero quiso recompensar a los oficiales de policía "merecedores" que resultaron heridos, pero al no tener candidatos, recurrió a "aquellos que realizaron una acción notable". Notable es la provocación del Ministro del interior al recompensar al menos cinco policías acusados de acciones represivas que fueron denunciadas en su debido momento.

 

El historial es aterrador. Grégoire Chassaing, comisario en Nantes, el 21 de junio durante el festival de música ordenó gasear a los jóvenes reunidos cerca del rio Loira, entre los cuales Steve, sigue desaparecido desde ese día.

 

El capitán Bruno Félix también recibió las felicitaciones de Christophe Castaner. Sin embargo, es uno de los policías investigados por la muerte de Zineb Redouane, quien murió en Marsella tras ser golpeada en la cara por granadas de gas lacrimógeno disparadas en su apartamento el 1 de diciembre. Este día Bruno Felix estaba al mando de quienes realizaron los disparos.

 

 

Otro premiado: el comisario Rabah Souchi, a cargo de las operaciones de mantenimiento del orden el sábado 23 de marzo en Niza, causando heridas graves a la militante pacifista Geneviève Legay. Su compañera, Hélène Pedoya, presente junto a su esposo el día de las operaciones y encargada de investigar la violencia policial cometida ese día, también es felicitada por el ministro. Ese 23 de marzo un capitán de la gendarmería se negó a participar de la represión, considerándola "desproporcionada".

 

Y finalmente, el comandante de división Dominique Caffin recibe también una medalla. Es uno de los CRS que el 1 de diciembre, atacó a varios manifestantes en un Burger King en París. Según fuentes policiales, se sabe que es "particularmente violento". El 8 de abril, en la emisión del canal de noticias BFM-TV, el comandante de la gendarmería, Michaël Di Meo, comentó las imágenes: "Esto es violencia policial. "

 

En efecto, el balance de la represión policial desde el 17 de noviembre es aterrador: 2 448 heridos, de los cuales 315 fueron heridos en la cabeza, 24 perdieron un ojo, 5 con la mano arrancada por granadas, 1 muerto. Se realizaron mas de 800 denuncias y hay actualmente 360 investigaciones en diversos organismos jurisdiccionales.

 

Durante el desfile militar en los Campos Elíseos del 14 de julio, fiesta nacional francesa que conmemora la toma de la Bastilla, hubo mas de 170 detenciones, algunas abiertamente ilegales como las de los tres referentes de los “chalecos amarillos”. Una mujer sufrió graves heridas en un ojo por una granada. Atendida inmediatamente por los “street medics” aseguró que por 1 cm no perdió el ojo.

 

A pesar de varios llamados de la oposición a la renuncia del ministro Castaner, el hombre se mantiene en su puesto con el apoyo explícito del presidente Macron. Una petición con mas de 90 000 firmas circula actualmente en las redes.

 

Pareciera que a la sociedad francesa le molesta más los excesos gastronómicos y la falta de ética de François de Rugy, ministro de la Transición Ecológica que acaba de renunciar, que la represión y la impunidad policial. Así va la France.

 

Carlos Schmerkin es corresponsal de El Destape en Francia.

En esta nota