La fuga interminable

11 de enero, 2016 | 19.23
Pasan cosas raras con la fuga. Bah... ya me queda chico el "cosas raras". Difícil para el humorista competir con tanto sainete. Y no es la primera vez que pasa. La noche de Año Nuevo ya los tenían cercados en Ranchos cuando la verdad estaban en un rancho, sí, pero de Santa Fe. Lo que en la jerga policial se conoce como "no tener la más prostituta idea".

El fin de semana también los tenían... ¡¡y presos!! Entonces la gobernadora Vidal dijo que la captura de los tres "era el primer paso en la lucha contra el narcotráfico". Es decir: que si los Lanatta no se escapaban... ¿no hubieran dado este primer paso? La cuestión es que no los tenían.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE


Esto les pasó por agrandados: hubieran dicho "fue mucho laburo", "costó pero finalmente se logró el objetivo", algo así, pero no: tenían que meter el aviso de la batalla con el narcotráfico, los globos, el aviso del trabajo en equipo... Lo que no pueden meter es la canción "nada de esto fue un error".

Para colmo Mauricio Macri se fisuró una costilla jugando con la hija. Los otros dan vueltas en una camioneta, escapan por maizales, heridos, hambrientos, y Mau, el jefe de las fuerzas armadas... se fisura haciendo vuelta carnero con la nena. ¿O qué estaba haciendo? ¿Jugando a Titanes en el ring con la nena? Por suerte los médicos le recomendaron algo que le encanta a Mauricio: reposo. (Ya llevamos 10 días de vacaciones, ahora 4 de reposo... ¿vamos por un récord?)

Para colmo, Macri salió a twittear, fisurado y todo: dijo que "el trabajo conjunto fue fundamental" para colocar ese bache donde se dio vuelta la camioneta de Lanatta. Y agregó: esto de los baches ya lo veníamos haciendo en la ciudad y ahora lo vamos a llevar a todo el país para que a los narcos le sea más difícil huir de tanta alegría.

Y entonces tuvo que salir Patricia Bullrich, ministra de seguridad de la Nación, a decir que les dieron mala información. Lo que es posible. Pero lo terrible es que la ministra no distinga mala información de buena información. Es como un ministro de salud que no distinga entre un virus y una bacteria. O un carnicero que no distinga entre chorizo y morcilla.

Y mientras Patricia Bullrich sudaba la gota gorda en Santa Fe, la gobernadora Vidal decidió demostrar su preocupación...yendo a comer a lo de Mirtha. Claro: tanta agitación, tanto trabajo, en una de esas se quedó sin nada en la heladera...

Digamos que al gobierno le jugó en contra el lugar en donde apresaron a Lanatta. Con lo mal que andan los celulares, yo me imagino que Bullrich llamó y le dijeron: "Cayastá"... "¿Ah, yastá?" "Si, Acá ya está"... y entonces se confundieron.

Pero al gobierno le sirvió el papelón para cumplir uno de esos objetivos de campaña: el de que Argentina no esté aislada del mundo: el fin de semana todos los medios del mundo se mataron de risa con la impericia Pro. Ahora si en el exterior se nos matan de risa... Y hubo repercusiones impensadas. Luis Segura, el presidente de la AFA, dijo que estaba bien, que atrapar a 1 de 3 es un empate técnico.
Y mientras tanto, en la tele, Crónica pasaba a la historia con sus placas que se tomaban esto como hay que tomárselo: en joda. Los demás canales, entretanto, tenían el mismo cartelito: "Exclusivo, en primicia te mostramos lo mismo que todos los demás canales". "Exclusivo: esta es la repetición número 7654 de las mismas imágenes". "Exclusivo: Llevamos 15 días de sanata ininterrumpida".

Ahora, yo me pregunto: ¿Para quién van los dos palos de recompensa que ofreció el gobierno? Por suerte, funcionarios del ministerio de seguridad no pueden participar, no porque haya una ley que lo prohíba, sino porque hasta hace un rato, no tenían idea de adónde estaban.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►