El director de Jurídicos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Juan Sebastián “El enano” De Stéfano, uno de los espías que el juez Luis Carzoglio denunció que lo apretaron en nombre del presidente Mauricio Macri para detener a Pablo Moyano, se mostró públicamente en un acto político junto a Daniel “Tano” Angelici. Fue a plena luz del día, el lunes pasado.

De Stéfano, que se prepara para dejar el organismo si se consolida el cambio de gestión, participó de la apertura de un nuevo local de la Unión Cívica Radical (UCR) en el barrio porteño de La Recoleta. La figura de aquel encuentro fue Angelici, presidente de Boca y operador judicial del PRO.

“Los referentes de la Comuna 2 de Radicales por Argentina: Sebastián De Stéfano, Francisco Troppea y Hernán Najenson los invitan a la inauguración de local partidario: ‘Ateneo de la Recoleta Elvira Rawson’”. El encuentro fue el lunes 16 de septiembre, a las 18.30. En la publicidad del evento se destacó “la presencia del Dr. Daniel Angelici”.

En la mañana del 17 de septiembre, el agente de la AFI tuiteó: “Dimos el primer paso al abrir el Ateneo Elvira Rawson, los @RadicalsxArg estamos en marcha en la comuna2”.Y sumó una serie de fotografías del encuentro.

En la imagen se puede a ver al espía en el extremo izquierdo del cuadro. A su lado, su pareja, la consejera de la magistratura de la Ciudad, Silvia Bianco. En el centro aparece “El Tano” y en el extremo derecho, Najenson, que es subsecretario de Justicia en la Ciudad y llegó al cargo vía Martín Ocampo, el exministro de Justicia y Seguridad que perdió el cargo tras el escándalo del Superclásico River-Boca, quien también está relacionado a Angelici. 

De Stéfano ganó notoriedad en el último tiempo por ser uno de los dos agentes que fue a “apretar” al juez Carzoglio, tal como denunció el propio magistrado y publicó El Destape.

Los aprietes

El juez de Avellaneda denunció que dos agentes de la AFI lo fueron a “visitar” y le enviaron un borrador para detener a Pablo Moyano. 

“Dos funcionarios reconocidos de la AFI se reunieron conmigo en mi oficina y me dijeron que el Presidente estaba interesado en la causa Moyano", aseguró el magistrado en noviembre de 2018.

Según la reconstrucción que realizó Carla Pelliza en El Destape, quienes presionaron a Carzoglio fueron los directores de la AFI Fernando Di Pasquale, operador de análisis, y De Stéfano.

"¿Necesitas algo?", dijo Carzoglio que le preguntaron, como una especie de sutil ofrecimiento. Luego le manifestaron la “obsesión” del Presidente por detener a Moyano. El mensaje fue más que claro: dos horas después de terminada la visita, una secretaria de estas dos personas le hace llegar un borrador con la orden de detención de Pablo Moyano. Se lo habían mandado con la excusa de “mejorarlo”. 

En su visita a la Comisión Bicameral de Seguimiento de los organismos de inteligencia, tanto el director de la AFI, Gustavo Arribas, como su segunda, Silvia Majdalani, confirmaron la visita aunque aggiornaron el acontecimiento. Arribas dijo que fueron a averiguar “si se procedería a la detención del señor Moyano” por las consecuencias sociales que eso podía acarrear, en referencia a una reacción de Camioneros. 

El episodio Carzoglio no fue el único que involucró a De Stéfano. El espía también fue acusado por Jorge Rizzo cuando este era presidente del Colegio Publico de Abogados de la Capital Federal. En mayo de 2017, en declaraciones radiales, Rizzo apuntó contra el director de la AFI, con nombre y apellido. Y dijo que la agencia “trataba de inmiscuirse en los temas del Colegio de Abogados”.

Rizzo afirmó que lo servicios “trataban de inmiscuirse en la línea política del colegio” para convertirlo “en un apéndice del oficialismo”. “Si nos pasa cualquier cosa, si nos plantan cocaína, si a mi me vuelven a cruzar una moto, nosotros hacemos responsable a la AFI”, añadió quien por entonces también era abogado del ministro cortesano, Ricardo Lorenzetti. Y agregó que, a instancias de De Stéfano, habían corrido a siete compañeros de su lista Gente de Derecho que estaban en el consejo de la magistratura de la Ciudad.

¿Es legal que un espía haga política?

De acuerdo a la Ley Nacional de Inteligencia, ningún organismo de inteligencia puede “influir de cualquier modo en la situación institucional, política, militar, policial, social y económica del país, en su política exterior, en la vida interna de los partidos políticos legalmente constituidos, en la opinión pública, en personas, en medios de difusión o en asociaciones o agrupaciones legales de cualquier tipo”. Pero no especifica respecto a la vida partidaria de un agente. Según pudo reconstruir El Destape, en el reglamento interno de la AFI esto no está vedado. Estaba explícitamente rechazado en la exSIDE pero esto se modificó. 

Ante la abrumadora derrota de Cambiemos en las PASO, De Stéfano parece preparando el terreno para cambiar de horizontes laborales. Por eso busca echar sus raíces radicales nuevamente en territorio porteño, teatro de operaciones que no es desconocido para él. El actual directivo de la AFI fue en dos ocasiones consejero de la magistratura en la Ciudad, con un intervalo de cuatro años. En el primer período, por la UCR (2002-2006); en el último (2011-2015), que concluyó con el arribo de Mauricio Macri a la Casa Rosada, por el angelicisimo. Luego ingresó al servicio de inteligencia.