Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, aceptó al exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, como querellante en la causa por espionaje ilegal.

El exfuncionario considera que pudo haberse visto afectado por el accionar de la banda del espía ilegal, Marcelo D’Alessio, en el marco de la causa que se abrió por la importación de Gas Natural Licuado (GNL). Se trata de un expediente que impulsaron Claudio Bonadio y Carlos Stornelli en los tribunales federales de Comodoro Py.

“Según estamos viendo, toda la causa de GNL fue armada con los interlocutores que están siendo investigados con D’Alessio en este expediente”, explicó el abogado de De Vido, Maximiliano Rusconi, a El Destape. “Hay declaraciones, escuchas y mensajes que dicen que los investigadores y D’Alssio se juntaron en un hotel para decidir el encarcelamiento de Julio”, aseguró el letrado.

Rusconi, quien también es querellante en Dolores porque según surgió de la investigación estuvo bajo la mira de D’Alessio, agregó respecto a su representado: “Julio decidió presentarse para colaborar en la investigación. Es un planteo que hicimos hace un mes y ahora fue aceptado”.

Junto a De Vido, Ramos Padilla también aceptó como querellantes a Juan Ignacio Forlón y Pablo García Arrebola. El juez tomó la decisión el viernes pasado pero la resolución se hizo pública este lunes.

El caso Forlón repite la mecánica de la banda de D’Alessio aunque en este caso no llegó a ejecutarse una extorsión. Según pudo reconstruir El Destape, Ramos Padilla cuenta con chats entre el espía ilegal y el empresario Pedro Etchebes donde el verborrágico extorsionador adelanta los planes que tiene para con el integrante de la Auditoría General de la Nación (AGN). El juzgado cuenta con información confidencial que D’Alessio recolectó sobre Forlón. Por ejemplo, datos migratorios.

La estrategia de la banda de D’Alessio pareciera ser la misma que en otros casos. Porque en este hecho también aparece una nota del periodista Daniel Santoro sobre Forlón así como una mención del funcionario en el libro El Mecanismo, cuyo autor fue el editor de Clarín. Allí hay referencias a datos sensibles de un Juan Forlón pero se trataría de un error ya que no son de Juan Ignacio sino de su hermano que también se llama Juan.

Todo indica que el objetivo de D’Alessio era hacer renunciar al auditor o negociar algo sobre su persona. Y en ese contexto se refiere también a Stornelli.

 

Una causa polémica


La causa de GNL por la que De Vido fue aceptado como querellante en Dolores provocó un fuerte cruce entre el juez federal Claudio Bonadio y Ramos Padilla. Sin ir más lejos, Doctor Glock denunció a su colega de prevaricato ante el Consejo de la Magistratura. Lo acusa de entrometerse en la investigación sobre la importación de Gas Natural Licuado. De esta forma busca que el magistrado no avance sobre el rol que tuvo el espía ilegal Marcelo D’Alessio en el armado irregular de ese expediente.

Bonadio y Ramos Padilla mantienen un intercambio que va escalando en tensión. Ambos se tienen imputados en causas que tramitan en sus juzgados. El juez de Dolores, investiga al juez de Comodoro Py en el D’Alessiogate; y el magistrado porteño hace lo propio con su par en “Operación Puf”, el expediente que se abrió como contraofensiva al de espionaje ilegal y que se sustenta en escuchas a presos K.

 

El rol de D’Alessio en GNL

 

La reacción de Bonadio es porque Ramos Padilla le reclama el expediente sobre GNL, donde por ejemplo fue procesada sin fundamentos sólidos la expresidenta Cristina Kirchner. En esa causa, D’Alessio declaró en dos ocasiones ante el fiscal rebelde Carlos Stornelli. El espía se presentó bajo juramento como abogado y lo hizo justo cuando la investigación se caía porque había quedado en evidencia que el peritaje realizado para determinar si hubo sobreprecios era trucho.

A la luz de los hallazgos de Ramos Padilla en el allanamiento que realizó en la casa de D’Alessio, por lo menos la participación del espía ilegal en ese expediente merece una investigación. Pero Bonadio no quiere saber nada con que eso suceda.

¿Qué busca Ramos Padilla en la causa GNL? Está analizando “las actividades vinculadas a la introducción de información obtenida y producida a través de maniobras de inteligencia y espionaje ilegales en el circuito legal” por parte de la banda de D’Alessio.

Entre los elementos que analiza el juez de Dolores figura “un documento hallado en poder de Marcelo D’Alessio, titulado ‘Síntesis de investigaciones actuales’, creado en febrero de 2018”. Allí se revelan numerosas actividades de inteligencia prohibidas “que la organización investigada se encontraba llevando adelante, y que en su gran mayoría han podido ser corroboradas por múltiples medios de prueba”.

Entre los diversos planes, apareció el título “4. De Vido, Baratta, Moyano, D’Elia” donde se detalla el objetivo de “avanzar sobre los dos ex funcionarios del MinPlan sobre el tema GNL”. Allí, resaltó Ramos Padilla, también “se planifica la publicación de un libro -en alusión a El Mecanismo de Daniel Santoro-, y se deja constancia que allí aparecería una fuente en ‘on’ -Marcelo D’Alessio- que luego habría de declarar en el marco de la causa que tramita ante vuestro Juzgado, lo que, tal como lo señala V.S. en su oficio, efectivamente ocurrió”.

Además, Ramos Padilla resaltó que según se desprende de la declaración testimonial que prestó en noviembre pasado ante Stornelli en la causa GNL, D’Alessio “aportó 4 carpetas de documentación que habría recibido ‘en forma anónima’, todo lo cual podría vincularse también con lo planificado en el documento en cuestión, meses antes de la declaración y de la publicación del libro señalado”.