El incendio en el Amazonas tendrá sus consecuencias inmediatas en Buenos Aires, cuando la inmensa columna de humo que oscurece las principales ciudades de Brasil llegue a la Argentina. Primero en el norte, pero con avances hacia el centro con el correr de los días.

"A partir de esta noche el viento empezará a rotar hacia el sector norte y esto va a aumentar las probabilidades de que el humo avance, primero sobre el norte del país que, con la rotación del humo, va a llegar esta noche", aseguró Mariela De Diego, vocera del Servicio Meteorológico Nacional, en diálogo con La Nación.

Y explicó: "Luego, con el correr de los días, y como el viento va a venir del sector norte, es muy probable que el humo llegue a la ciudad de Buenos Aires, digamos que a mediados de la semana que viene. No sabemos qué densidad de humo puede llegar porque se puede ir dispersando en el camino".

 

 

Para pasado mañana se esperan lluvias en el centro del litoral, es decir, el este de Santiago del Estero, norte de Formosa, Chaco, este de Salta y Corrientes. Esto podría enlentecer el avance del humo y retrasar su llegada a Buenos Aires.

"Los problemas que pueda traer el humo son el menor de los problemas, dentro de los que podemos esperar de la pérdida de la Amazonia. El humo puede afectar a las personas que tengan enfermedades respiratorias, pero es un humo no toxico, no son productos químicos o altamente contaminantes. Lo que sí tiene este humo es dióxido de carbono que se va a la atmósfera y contribuye al calentamiento global y a futuros incendios forestales. La Amazonia es el bosque tropical más grande del mundo y es el pulmón del planeta. Son 6.7 millones de kilómetros cuadrados de selva, eso es dos veces la superficie de la India", dijo Manuel Jaramillo, director general de Vida Silvestre.