10 de marzo, 2020 | 07.00

Un freno a la crisis y un alivio para las víctimas de la economía macrista

La reestructuración de la deuda, la doble indemnización, el congelamiento de tarifas y suba de retenciones protagonizan las medidas económicas. El rol del programa Argentina contra el Hambre y Precios Cuidados. 

El Frente de Todos lanzó una batería de medidas apenas asumió el control del Ejecutivo con la intención de revertir la mayor crisis económica y social desde el crack de 2001. El Gobierno cerró sus primeros tres meses con un acelerado ritmo de trabajo desde la Casa Rosada y el Congreso, que incluso superó al movimiento atolondrado de Cambiemos en el verano de fines de 2015, que había arrancado con la eliminación de los controles cambiarios y de las retenciones a la agroexportación.

Alberto Fernández comenzó su mandato con decisiones claves para proteger las alicaídas reservas internacionales, generar divisas adicionales, frenar el cierre de fábricas y los continuos despidos, sacar a millones de argentinos de la miseria y mejorar el consumo. Los primeros movimientos los tomó a pocas semanas de oficializar sus equipos, ya que muchas de estas prioridades ya las había definido antes del 10 de diciembre, con grupos que establecieron pautas y objetivos.

Como parte del cuidado de los dólares del Banco Central, le encomendó a su ministro de Economía, Martín Guzmán, que reestructure la deuda en dólares, que supera los U$S 100.000 millones. De acuerdo al cronograma del funcionario, la oferta que pronto le presentará a los acreedores debería estar aprobada por la mayoría antes de que termine marzo, aunque fuentes oficiales confiaron a El Destape que las negociaciones pueden extenderse algunos días más allá del ambicioso cronograma inicial. En cuatro años, Mauricio Macri duplicó el impacto del pasivo estatal hasta dejarlo arriba del 80% del PBI. Por eso el FMI debió reconocerle a Fernández la “insostenibilidad” de la deuda argentina, un tema planteado desde antes de las elecciones primarias.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La primera medida de alto impacto la tomó apenas tres días después de tomar posesión, cuando decretó la doble indemnización para los despidos sin justa causa, con vigencia durante seis meses, tal como recopiló un informe de la consultora Analogías. Esto derivó en una caída en la salida del empleo registrado a su nivel más bajo en 16 años, como analizó luego el economista Sergio Chouza. Al día siguiente de esta decisión, el Gobierno derogó el tope de $4 por dólar del arancel a la soja que había impuesto Macri, de modo que subió las retenciones del 27% al 30%.

Esta línea fue retomada la semana pasada por el ministro de Agricultura, Luis Basterra, quien estableció un nuevo incremento en los derechos de exportación al 33% para los grandes productores (de más de 1.000 toneladas), lo mantuvo para los medianos (de entre 500 y 1.000 toneladas) y lo disminuyó para todos los pequeños a través de compensaciones, de modo que tiene un impacto fiscal nulo, aclararon desde el Gobierno a este medio.

El 23 de diciembre, el Congreso aprobó un megaproyecto de ley del Ejecutivo, con el que habilitó a la AFIP a implementar el impuesto PAIS a la compra de moneda extranjera y gastos en el exterior, subió el impuesto a bienes personales (principalmente para activos en el exterior), frenó la baja de las contribuciones patronales que había establecido Cambiemos, suspendió la merma en la alícuota de Ganancias (la mantuvo en el 30%, en lugar del 25% al que bajaría para este año), armó un plan de refinanciación de deudas fiscales a PyMEs (con quitas y condonaciones), congeló las tarifas por seis meses y suspendió la fórmula de ajuste previsional también por 180 días. Para los jubilados, el Gobierno definió que el aumento de marzo será del 2,3% más una suma fija de $ 1.500, les entregó dos bonos de $ 5.000 (en diciembre y enero), les reintegra hasta $ 700 mensuales por compras con débito y redujo la tasa del 42% al 31% de los créditos ANSES, además de suspender el pago de las cuotas de tres meses.

El 28 de diciembre, Fernández reinstauró la obligación de liquidar todas las divisas derivadas de la exportación que, para las materias primas tiene un plazo de 15 días. Esta exigencia fue una de las primeras eliminadas por Macri, lo que había debilitado sustancialmente las reservas del Banco Central.

Desde el recambio en las autoridades, el BCRA además redujo continuamente el tipo de interés de política monetaria, de las Leliq, del 63% en el que estaba hasta el 38% actual.

Ya en 2020, el Ministerio de Transporte congeló las tarifas de trenes y colectivos hasta abril inclusive. Además, el Gobierno estableció que los trabajadores privados y públicos cobrarán adelantos de sueldo a cuenta de futuras paritarias, de $ 3.000 en enero y de $ 4.000 desde febrero en adelante.

El plan nacional Argentina contra al Hambre, que implica la entrega de tarjetas alimentarias a familias beneficiarias de la asignación universal por hijo y la asignación por embarazo, fue lanzado por el Ministerio de Desarrollo Social el 13 de enero.

El 5 de febrero, el Parlamento le confirió al Ejecutivo la potestad de renegociar la deuda pública externa, lo que en la actualidad se mantiene como una de las tareas principales del Ministerio de Economía. A mediados de ese mes, PAMI oficializó una canasta gratuita de 170 medicamentos esenciales para sus afiliados.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►