30 de marzo, 2020 | 15.13

Exclusivo: el millonario viaje del macrista Rodrigo Sbarra antes del cierre de fronteras por el coronavirus

El exfuncionario voló solo en un jet privado de lujo desde Miami, donde vive su padre y tiene su sede una sociedad offshore familiar. Gastó US$ 100,000 en el viaje.

Casi en simultáneo con el decreto presidencial que cerró las fronteras por el coronavirus, un avión privado aterrizó en el aeropuerto de San Fernando el jueves 26 de marzo. La nave viajó desde Miami y su última parada antes de arribar al país fue Brasil, dos zonas de riesgo para la Argentina. El pasajero del jet fue Rodrigo Sbarra, el exfuncionario macrista que se olvidó un sobre con US$ 10,000 en su despacho del Ministerio de la Producción. El hombre, con un crecimiento exponencial en su patrimonio durante el Gobierno anterior, pagó millones de pesos para trasladarse desde la casa de su padre, donde figura la sede de una sociedad offshore que maneja su familia, hasta su casa en la Ciudad de Buenos Aires, cuando además debería cumplir con la cuarentena en un hotel porteño.

Néstor y Bush: la historia

El exsubsecretario de Coordinación del Ministerio de Producción, envuelto en un escándalo judicial por integrar una presunta red de recaudación ilegal comandada por Francisco Cabrera y Dante Sica, estuvo en Miami, puntualmente en la propiedad ubicada en 128 NE 94 Street, desde donde decidió volver al país en plena pandemia y rozando la prohibición de ingresar a la Argentina. La casa donde estuvo fue establecida como dirección de correo para la empresa Arquigreen Corp, una subsidiaria offshore de Arquigreen S.A, sociedad que preside la mujer de Sbarra.

El Destape pudo reconstruir que salió de Miami, Florida, el 24 de marzo, en un Learjet 60 con matrícula LV-JJQ de la empresa Pacific Ocean, que realizó paradas en Aruba y la ciudad brasileña de Manaos, y que arribó al aeropuerto de San Fernando dos días después a las 22:47, según consta en los registros oficiales de Migraciones.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Los Learjet 60 son aviones ejecutivos con una capacidad de ocho pasajeros y muchas comodidades: baño, televisión, DVD, CD, horno eléctrico, bar, bodega calefaccionada y asientos de cuero para garantizar un buen viaje extenso. Según informaron a este medio, el servicio privado para realizar el trayecto Miami – San Fernando cuesta unos US$ 100.000. O sea $8.350.000, teniendo en cuenta la cotización del dólar solidario al 29 de marzo.

 

Learjet 60

Learjet 60

 

En la declaración jurada que debió completar en el aeropuerto, Sbarra afirmó que llegó al país desde Miami, donde estuvo en la propiedad de su padre José, destacada como la “casa del mes” por la revista Miami Shore Village en marzo de 2019. La publicación estadounidense indica que el hombre, al jubilarse, buscó un hogar para que sus nietos pudieran jugar. Ese domicilio es el mencionado 128 NE 94 Street y desde el 26 de febrero de 2019 figura como dirección de correo de Arquigreen Corp, según reconstruyó en una investigación sobre el patrimonio oculto de Rodrigo Sbarra el portal Noticias La Insuperable.

Arquigreen Corp se constituyó en Miami el 9 de julio 2002, según el Registro del Estado de Florida, con la firma de José. Esta compañía es una subsidiaria de Arquigreen S.A., de la que Rodrigo Sbarra fue presidente hasta 2017, cuando fue reemplazado por su esposa Clarisa Camacci y el presunto valijero de la red de recaudación ilegal macrista, Claudio Daniel Giménez. Sin embargo, en septiembre del año pasado Giménez devolvió las acciones al exfuncionario por la módica suma de $ 2.000.

 

Casa de José Sbarra en Miami

 

Tras el viaje de lujo, al firmar la declaración jurada de ingreso al país Sbarra estableció un domicilio en el barrio porteño de Palermo para cumplir con el aislamiento obligatorio por provenir de zonas de riesgo, y dejó como “persona de contacto” a su esposa, con un domicilio en Navarro, provincia de Buenos Aires. En esta localidad Sbarra comenzó a construirse una mansión en 2017.

Lo llamativo es que el Protocolo porteño de Manejo de Individuos Provenientes del Exterior Asintomáticos es bien claro, y especifica que el exfuncionario macrista debe hacer la cuarentena en un hotel, como cientos de residentes de la Ciudad. El documento dispone que los residentes de la Ciudad sin síntomas que hayan regresado al país desde destinos peligrosos acompañados por otras personas que tampoco presentaron signos del virus, “serán enviados a una institución extrahospitalaria” donde “quedarán en observación de 14 días o a criterio de la autoridad sanitaria”. Ésto aplica también para quienes compartieron vuelo con casos confirmados o sospechosos. Sólo pueden cumplir el aislamiento en sus casas quienes provengan de países de menor riesego, sin contacto con posibles infectados. No es el caso de Sbarra.

El Destape intentó, sin éxito, comunicarse con Rodrigo Sbarra para saber si cumplió o no con el protocolo, dado que altas fuentes aseguraron que se fue a la casa y no a un hotel. Pero también, la pregunta es de dónde salió el dinero para costear semejante traslado de lujo. En cuatro años de gestión, el exfuncionario pasó de tener un patrimonio declarado de $1.169.574 a $30.532.773 lo que le permitió, por ejemplo, construir velozmente la mansión en Navarro que mostró C5N. Ahora gastó más del 20% de su patrimonio declarado en el viaje en jet para volver al país.

 

Casa de Rodrigo Sbarra en Navarro

 

Rodrigo Sbarra fue denunciado por el diputado nacional Rodolfo Tailhade por ser parte de una red de recaudación ilegal durante el Gobierno de Mauricio Macri. Junto a Sebastián Bideberripe, también funcionario de Cambiemos, recaudaban fondos bajo la orden directa de uno de los hombres de mayor confianza de Francisco Cabrera, su jefe de Gabinete Ignacio Pérez Rivas.

Según la acusación, el esquema se completó con Maximiliano Carlos Guida, mano derecha de Bideberripe; Hernán Alberto Coego, director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio; y Claudio Daniel Giménez, testaferro de Sbarra que oficiaba como valijero. Este último recolectaba el dinero de primera mano y lo llevaba a unas oficinas, que funcionaban como búnker, en la avenida Belgrano 406, en la Capital Federal.

El viernes, el diputado reveló en su cuenta de Twitter que Giménez “está atacando a mujeres que son testigos en la causa por corrupción en el Ministerio de Producción de Macri” e hizo responsables a Cabrera y Sbarra “por las consecuencias que puedan tener las amenazas de su valijero”.

 

 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►