Las últimas elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias -PASO- nacionales dejaron en Entre Ríos la misma sensación de sorpresa que en muchos puntos del país. No por la victoria de la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchner (algo previsible en función de los datos que se manejaban) sino que por la holgada diferencia obtenida entre la lista justicialista y la lista de Juntos por el Cambio, además de batacazos en zonas donde útimamente se había impuesto el macrismo con comodidad.

En la previa de lo que será la segunda etapa -la campaña propiamente dicha empieza el 22 de septiembre- lo actores políticos no se quedan quietos. El peronismo apuesta a agrandar la brecha, mientras que en Juntos por el Cambio confían en poder captar apoyos que los ayude a mejorar las chances de Mauricio Macri de ser reelecto.

 

El peronismo, unido y confiado

 

Depende de cómo se mire, la elección del Frente de Todos en Entre Ríos del último 11 de agosto, puede verse con más o menos optimismo. La lista encabezada por Alberto Fernández fue la más votada, 10 puntos por encima de la nómina de Juntos por el Cambio. Sin embargo, si se la compara con la elección provincial del 9 de junio, cuando Gustavo Bordet fue reelecto, el PJ cosechó casi 70 mil apoyos menos: 436.452 contra 368.124. Es cierto, son comicios distintos, muchos votan personas más que proyectos y en este caso había una tercera opción que podía "rascar" desde Consenso Federal. Si se compara con las PASO de 2015 entonces el balance es positivo por más de 90 mil votos, ya que aquel año la fórmula Scioli-Zanini alcanzó los 278.357 votos en la provincia.

El justicialismo no solo se impuso en 16 de los 17 departamentos, sino que además logró victorias en lugares con fuerte arraigo macrista: como ejemplos basta mencionar a Chajarí -donde el intendente es el expresidente de la UCR, Pedro Galimberti; y Basavilbaso, donde gobierna el presidente del PRO entrerriano y segundo candidato a diputado de Juntos por el Cambio, Gustavo Hein. Lógicamente el grueso de los apoyos llegaron desde las cuatro ciudades más importantes, en las cuales salió victoriosa la fórmula F-F: Paraná -por escasos cuatro puntos-; Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Concordia.

"Son dos cosas las que se reafirmaron con esta elección: una conciencia social que se opuso a una forma de gobernar, y una masiva demostración de que la gente no compra el mensaje de los grandes medios de comunicación, ese que forma el poder dominante" señaló a El Destape, Blanca Osuna, segunda candidata a diputada nacional en la lista justicialista. La exintendenta de Paraná dijo además que existe un proceso "acumulativo", que llevó a la gente a acompañar la propuesta de Alberto Fernández: "Es una conciencia que no se genera de un día para el otro, sino que se va formando día a día, con las pequeñas pérdidas de derechos conquistados, con las mínimas expresiones de una realidad que cada vez es peor para muchos".

Para Osuna la diferencia obtenida en las PASO fue "abrumadora, aplastante", y es la respuesta de una sociedad que le dio la espalda a una manera de gestionar el Estado: "Es casi conmovedor, es una demostración de lo que ha tenido lugar en varios momentos de la historia, cuando la voluntad popular busca aferrarse a la justicia social y a la igualdad como bases".

A la espera del inicio de la campaña propiamente dicha, el peronismo no se queda quieto. Con la premisa de que no hay mejor campaña que una gestión, el gobierno apuesta a cosolidar la imagen del gobernador y unirla al proyecto que proponen Alberto Fernández y Cristina Fernández, prometiendo ser superador al kirchnerismo como tal.

 

En Juntos por el Cambio apuestan al milagro

 

La derrota por 15 puntos de Mauricio Macri es el segundo cachetazo que recibe el macrismo entrerriano en 2019. El primero fue la holgada victoria de Bordet sobre Atilio Benedetti en las Elecciones Provinciales, por más de 25 puntos. Ahora se le suma esta caída, por una diferencia peor a la esperada, con una gestión que hace agua y con un presidente cuya imagen parece irremontable. Sin embargo, y de cara a las Generales de 27 de octubre, son optimistas.

"Sabemos que es una tarea difícil, pero no imposible" aseguró Benedetti, en contacto con El Destape. El diputado nacional participó el último jueves del Gabinete Ampliado al que convocó el presidente en el Centro Cultural Kirchner -CCK-, donde se intentó levantar el ánimo de la tropa oficialista luego de la dura caída del domingo: "Hubo una fuerte autocrítica y una profunda reflexión de lo que dejaron las PASO, además del optimismo por la posibilidad de que se tomen las medidas necesarias para volver a enamorar al electorado, no sólo a nivel nacional, sino que en lo particular en Entre Ríos, donde nos acompañó notablemente en 2017".

El legislador, una de las piezas clave de la propia creación de Cambiemos en 2015 en Gualeguaychú, cuando se conformó la alianza UCR-PRO en Gualeguaychú, consideró el resultado de las Primarias como un "severo llamado de atencíon al modelo económico". Y explicó: "La gente nos dio una lección, un mensaje de cómo ven el plan económico nacional. Y por eso se tomaron cartas en el asunto". Destacó además la victoria en el departamento Diamante -el único donde se impuso el macrismo- y argumentó nuevamente el "voto castigo" en aquellas localidades con fuerte presencia de Juntos por el Cambio donde sin embargo se impuso el peronismo: "No sé si votaron a Alberto Fernández, sin desmerecer su imagen, sino que más bien manifestaron su descontento con el gobierno nacional".

Por último, Benedetti reconoció que los 15 puntos que separaron a Fernández de Macri no estaban en los planes: "Sabíamos que se podía perder, pero nunca con una diferencia de esa magnitud". En la provincia la brecha se acotó a poco menos de 10%: 368.124 (45,12%) a 293.477 (35,97%).

 

Otros números en la provincia

 

Consenso Federal logró en Entre Ríos 68.953 votos, llegando al 8,5% y escalando hasta la tercera posición, en una elección nuevamente ultrapolarizada. El socialismo -respaldo jurídico de la lista- debera integrar minorías y encarará las Generales con la expectativa de que Roberto Lavagna logre votos por fuera de las dos fuerzas mayoritarias, y permita que un legislador del progresismo vuelva a la Cámara de Diputados de la Nación.

En cuarto lugar, el Frente Nos, con Juan José Gómez Centurión, fue acompañado por casi 21 mil personas; seguido por José Luis Espert -Despertar- con 19.075 y la izquierda, cuya propuesta alcanzó los 16.230 votos. Fuera de la competencia quedaron el MAS -Movimiento al Socialismo- de la paranaense Manuela Castañeira; el Frente Patriota; el Movimiento de Acción Vecinal y el Partido Autonomista. Hubo, además, poco más de 15 mil votos en blanco y casi 10 mil anulados.

 

*Juan Pablo Scattini es corresponsal de El Destape en Entre Ríos.