Los "centennials", aquella generación que hace enervar a Eduardo Feinmann,  actualmente representan el 22% de los votos y son un sector clave para las elecciones generales de este año. Su agenda ronda alrededor la legalización del aborto, la exigencia de trabajo para todos, en especial para los jóvenes, y una distribución justa del ingreso. Sin embargo, buscan representantes que sean auténticos y resistan el archivo.

El Destape presenció la presentación de un informe de la consultora Ipsos Argentina, que arrojó algunos apuntes interesantes de cara a las elecciones que se avecinan y en las que el voto joven podría ser crucial ante un escenario de balotaje. Casi la mitad (46%) de las personas entre 18 y 24 años aseguran que nunca van a sentir afinidad por los partidos políticos tradicionales, por lo que la elección estará centrada los temas que se prioricen.

Según la consultora Ipsos Argentina, el 49% cree que el próximo presidente debe tener como atributos preocuparse por la situación de los pobres, mientras que el 52% ve a la inflación como el principal problema a resolver. A esta generación le duele particularmente la pobreza y pretenden que se le de especial importancia a mejorar su situación. También se preocupan por la crisis económica, que ven reflejada de una manera simple y concreta: la heladera antes estaba llena. 

El 62% pide una posición clara respecto al aborto, y el 84% está a favor de la ESI

Por otro lado, para el 62% es importante que el próximo mandatario tenga una posición clara respecto al aborto. En cuanto a la Educación Sexual Integral, el número es rotundo: el 84% pide que se garantice en las escuelas. Además, creen que es fundamental trabajar concretamente en el cuidado del medio ambiente.

Los centennial nacieron en un contexto de aceleración de los cambios sociales, donde se obtuvieron nuevos derechos como la ley de matrimonio igualitario, de identidad de género, el cupo laboral trans, la fertilización asistida. Son tolerantes y empáticos, aspiran al bienestar general y creen que la solución es “para todos o para ninguno”. 

Además, se trata de un período donde las redes sociales tomaron el control como medio masivo de comunicación y aparecieron los ya conocidos como Facebook, Twitter y Instagram. El 55% se informarán a través de las redes sociales aunque le darán especial atención a las cuentas oficiales de los candidatos, para romper con los intermediarios.

En el transcurso de las últimas semanas, hubo una fuerte difusión de una advertencia acerca de problemas en el padrón electoral que dejaban a más del 50% de los ciudadanos de entre 16 y 18 años sin la posibilidad de votar. La viralización y posterior acción de los jóvenes consiguió que el Renaper infomara la incorporación de un millón y medio de electores que no figuraban.

“Los centennials” hoy representan en Argentina al 22% de los votos y con el pasar de los años, su influencia será cada vez mayor con el avance generacional. Es por esto que  resulta fundamental comprender cómo es que esta generación actúa e interactúa con la política y las cuestiones sociales.