En un texto conjunto, Cambiemos habló de "golpe a la democracia" y apuntó también contra Evo Morales

Este miércoles habrá sesión especial en ambas Cámaras y el oficialismo apuntó contra el gobierno de facto y el de Evo Morales. 

13 de noviembre, 2019 | 11.19

Los recientes hechos en el vecino país de Bolivia generaron divisiones dentro de Cambiemos. El no reconocimiento al golpe de Estado en el vecino país ue la postura que manifestó no solamente Mauricio Macri sino también el encargado de las Relaciones Exteriores, Jorge Faurie. Distanciándose de esta postura, la Unión Cívica Radical lo consideró un golpe de estado e incluso dirigentes salieron a repudiar el hecho.

Este miércoles, la oposición convocó a sesiones especiales en ambas Cámaras, por lo que el oficialismo intentará llevar adelante una voz unívoca respecto a Bolivia. Tras una reunión, los legisladores cambiemitas redactaron una declaración conjunta que busca representar todas las posturas de la coalición.

Según informa el sitio El Parlamentario, desde la bancada del Pro dominaba la idea de mantenerse en la postura adoptada por el Gobierno nacional, que evitara referirse a los hechos como un “golpe de Estado” contra Evo Morales. Tanto el presidente Mauricio Macri, como el canciller Jorge Faurie, niegan adoptar esta definición.

La discusión fue terminada cuando se llegó al consenso de utilizar la denominación "ataques contra el sistema democrático". El proyecto que el oficialismo presentará en ambas cámaras pide también “elecciones transparentes”, en consonancia con lo expresado por el presidente Mauricio Macri este martes.

Un detalle que también se acordó también es la condena al “fraude” algo a lo que alude el discurso de diversos funcionarios cambiemitas en relación a las elecciones del 20 de octubre y en sintonía al discurso de la OEA, que acusa a Evo de un intento de autogolpe.

Así, Cambiemos busca igualar las irregularidades denunciadas por la OEA en las elecciones presidenciales con el golpe de Estado civil, militar y policial llevado adelante el 10 de noviembre, que incluyó la presión de las Fuerzas Armadas para que Morales renunciara, la persecución y el asalto a las casas de los funcionarios, la captura de varios de ellos por parte de encapuchados y la designación de facto de Jannine Añez, la senadora que se autoproclamó presidenta de Bolivia pese a que la Asamblea Legislativa no tuvo quórum. 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?