En medio de la crisis económica que azota al país, el gobierno de Mauricio Macri se negó a declarar la Emergencia Alimentaria, aseguró que se tratará en debate en el Congreso y acordó con la CGT la entrega de una "Tarjeta Alimentaria". 

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el titular de Producción, Dante Sica, recibieron hoy a la conducción de la CGT en el marco del reclamo por la Emergencia Alimentaria.

Allí con la idea de posponer al máximo el plazo para su aplicación, resaltaron que esa iniciativa "se tiene que definir en el Congreso".

En simultáneo con la confirmación del proyecto consensuado de la oposición, en el que pedirán un aumento del 50% de las partidas vigentes con firmas de todos los sectores del Frente de Todos y el bloque Justicialista y con sesión especial el próximo jueves, desde el Gabinete apuntarán a enviarlo al debate en el recinto.

 

 

"Lo alimentario lo tiene que definir el Congreso, hay distintos proyectos y se debe tratar en ese marco. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer, como aumentar las raciones (para comedores sociales y escuelas), y hemos reasignado partidas para reforzar lo alimentario", planteó la ministra de Desarrollo Social.

Por su parte, los dos secretarios generales de la central, Héctor Daer y Carlos Acuña, sugirieron habilitar una "Tarjeta Alimentaria" destinada a desocupados para comprar productos de la canasta básica.

Fuentes del ministerio de Desarrollo confirmaron a El Destape que se trata de la inclusión a un programa ya existente del ministerio "para aquellas personas que pierden su trabajo y necesitan acompañar ese proceso hasta que consiguen nuevo empleo junto con el seguro de desempleo".

Los funcionarios quedaron en evaluar la propuesta y mostraron las cifras de las partidas que el Estado destina para políticas sociales. También hicieron hincapié en el reciente bono de mil pesos para la AUH  y la eliminación de IVA en la canasta básica.

En ese sentido, desde el sindicalismo aprovecharon para reclamar un nuevo bono para trabajadores, que según pudieron confirmar, sería de entre 3 mil y 5 mil pesos.