Elecciones 2019 Entre Ríos: ganadores y perdedores de una elección que dejó tela para cortar

El histórico triunfo de Bordet colabora a que el peronismo recupere espacios de poder y decisión que había perdido en 2015 y que habían tambaleado aún más en 2017.

10 de junio, 2019 | 19.36

Gustavo Bordet, se convirtió en el gobernador que más votos cosechó en la historia de Entre Ríos desde el regreso a la democracia. El ahora reelecto mandatario provincial superó los 433 mil votos, alcanzando el 57,47% de los sufragios, contra el 35,43% (267.268 votos) de Atilio Benedetti, que competía en el marco de Cambiemos. El justicialista se convirtió sin dudas en el gran ganador de una elección que lo tuvo victorioso en 15 de los 17 departamentos, con 108 mil votos más que en 2015 y 41 mil más que en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias -PASO- del último 14 de abril, cuando había escalado hasta los 392 mil apoyos.

El porcentaje de votos no llama la atención: es el mismo que El Destape dio a conocer días atrás, en el marco de las proyecciones que realizaban los encuestadores en la previa de la contienda electoral. Pero además colabora a que el peronismo recupere espacios de poder y decisión que había perdido en 2015 y que habían tambaleado aún más en 2017, cuando en las elecciones intermedias Cambiemos se impuso con comodidad, con Benedetti a la cabeza, durante la primavera de Cambiemos a nivel nacional. Con los resultados del domingo, si bien tenía mayoría en la Cámara de Diputados, gana dos bancas (pasa de 18 a 20) y aunque tenía un bloque mayoritario en Senadores, ahora ostenta cinco nuevos legisladores en la Cámara Alta, entre ellos el de Paraná y Gualeguaychú, dos de los departamentos más grandes. Cambiemos, en tanto, se conformará con 14 diputados y tan solo cuatro senadores, obteniendo 18 de las 51 bancas en juego. Es decir, el 35%.

 

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

Pero la figura de Bordet fue además la principal tracción para que ciudades que habían caído en manos de la oposición en 2015 vuelvan a tener control del PJ. Son concretamente 10, entre ellas Paraná, donde triunfó el actual vicegobernador, Adán Bahl, pese a la estrategia desesperada de Sergio Varisco -actual intendente- que hizo campaña para que los votantes cortaran a su propio gobernador, pusieran a Bordet y acompañaran su proyecto por cuatro años más. El vicemandatario provincial alcanzó el 45% de los votos, contra los 35% del radical, cuya imagen se desplomó como consecuencia -principalmente- del múltiple frente judicial que lo tiene apuntado y por el que irá a juicio en los próximos meses. Uno de esos procesos es, nada más ni nada menos, que por un presunto acuerdo con una narcobanda para financiar su campaña de 2015 a cambio de ser adquiriente de droga.

El peronismo logró también recuperar Diamante con una holgada diferencia, ganar por primera vez en muchos años Federación -un bastión radical- y arrebatarle al vecinalismo San José, en el departamento Colón. Allí también sufrió, sin dudas, su derrota más dolorosa. Colón, la cabecera departamental, quedó a manos de un partido vecinal, luego de varios años de gobierno pejotista.

 

 

La debacle económica de Cambiemos a nivel nacional arrastró a sus candidatos. Benedetti pasó de ser el "hombre voto" en 2017 a perder por 22 puntos la elección. Hasta los vecinos de Larroque, pequeña localidad de donde es oriundo -departamento Guleguaychú- le dieron la espalda y apoyaron a la oposición. El espacio conformado por radicales y PRO perdió, además de Paraná, Diamante y Federación, localidades donde nadie esperaba una victoria de otro color, como Maciá -a manos del peronismo- y Tala -a manos del vecinalismo-.

De las 82 intendencias en disputa, el 54,8% (45) quedaron en manos del Frente Justicialista Creer Entre Ríos, mientras que 22 (26,8%) serán gestionadas por Cambiemos. Las otras 15 estarán conducidas por el vecinalismo, que si bien fue derrotado en algunas localidades, amplió su mapa en dos casilleros. La diferencia: ahora no tendrá un representante en la Legislatura, a diferencia de 2015 cuando Pablo Canali -exintendente de San José- aceptó ir dentro del bloque del PJ por el departamento Colón.

Entre los dirigentes locales, además de Bahl, los grandes victoriosos fueron Martín Piaggio -Gualeguaychú- y Enrique Cresto -Concordia-. El primero logró el 65% de los votos en su ciudad, siendo reelecto por cuatro años más al frente de la Intendencia, y aventajando por prácticamente 40 puntos a su competidor de Cambiemos. El segundo se impuso con el 55% de los sufragios, aunque la brecha con Roberto Niez -Cambiemos- fue menor: 18%. Asimismo los tres mencionados se posicionan de cara a 2023, cuando Bordet no podrá ser reelecto al frente de la Casa Gris.

Un párrafo aparte  se merecen la desilusión de la izquierda -no logró una banca en la Legislatura-; la buena elección de la  Confederación Vecinalista -espacio nuevo provincial- y la enorme elección de Armando Sánchez, un joven dirigente de Paraná que trepó hasta el 9,5% de los votos, cosechando un inesperado concejal de su espacio: Políticas para la República. Como perlita la Intransigencia Popular -un desprendimiento de la vieja Unión Cívica Radical Intransigente- perdió por primera vez en 36 años la Intendencia de Urdinarrain, en el departamento Gualeguaychú.

Sin dudas el justicialismo sale fortalecido de las Elecciones Generales en Entre Ríos. El proceso de unidad encarado por Bordet en 2017, cuando sumó al Frente Entrerriano Federal -liderado por Jorge Busti- se vio fortalecido con la unificacíon de criterios con el kirchnerismo, que jugó adentro del armado del Frente Creer. Todo en el contexto de caída estrepitosa de Cambiemos, que tiembla ante un escenario electoral que encuentra al peronismo rearmado y con un consenso claro: Mauricio Macri no debe seguir al frente de la Casa Rosada.

*Juan Pablo Scattini es corresponsal de El Destape en Entre Ríos.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►