La fórmula del Frente de Todos, Alberto Fernández y Cristina Fernández, harán un acto juntos en el Día de la Lealtad Peronista, el próximo jueves 17 de octubre, en la provincia de La Pampa, junto a los gobernadores, intendentes y dirigentes que integran el espacio.

La expresidenta ya tenía previsto su viaje a Santa Rosa para esa fecha, y se esperaba en septiembre la visita de Alberto Fernández a la ciudad de General Pico. En la últimas, tanto en el Instituto Patria como en la sede de la calle México, confirmaron a El Destape que los actos se unificarán en la capital provincial.

El esquema planificado es similar al del acto que se realizó en el Monumento a la Bandera, en Rosario, previo a las PASO. Será una nueva muestra del carácter federal que Alberto Fernández le imprimió a su propuesta de gobierno. Por la fecha, a diez días de las elecciones presidenciales, la celebración adquiere las características de un gran cierre de campaña general, aunque quedará tiempo para otros actos y actividades, además del debate de candidatos a presidente previsto para el 20 de octubre en la Ciudad de Buenos Aires.

El lugar está por definirse y la decisión final la tomará el equipo de campaña del Frente de Todos. Ante una convocatoria calculada en más 20 mil personas, se busca un lugar que reúna todas las condiciones necesarias para una celebración masiva.

Las opciones que ofrecieron en el gobierno pampeano van desde la laguna de la capital provincial hasta el autódromo de Toay, ubicado a 10 kilómetros.

Aún no hay anuncio oficial pero esta semana comienzan a definirse los detalles y a calibrar las agendas de los dirigentes de todo el país que confluirán en lo que podría denominarse como la “Fiesta Nacional de la Unidad”.

El escenario elegido es un distrito de tradición peronista, donde el Partido Justicialista gobierna de manera ininterrumpida desde 1983. En las primarias de agosto, la fórmula Fernández-Fernández obtuvo el 50,08 por ciento de los votos, mientras que Macri-Pichetto alcanzó el 32,33 por ciento.

La Pampa tuvo el primer test electoral del año, en febrero. Fue la primera derrota macrista en la interna que disputaron el PRO y la UCR, y el primer éxito electoral de un peronismo unido. Para aquella elección se conformó el Frente Justicialista Pampeano (FREJUPA), que reunió a todas las líneas internas y que sumó al Frente Renovador, Patria Grande, Nuevo Encuentro, y otros partidos. Todos adentro, cuando nadie imaginaba el Frente de Todos.

El anfitrión será el gobernador Carlos Verna, que se mantuvo siempre alejado y crítico del kirchnerismo, enfrentado con Cristina Fernández desde que ambos compartían bloque en el Senado, hasta que retomaron el vínculo y este año se reencontraron en el Instituto Patria.

Verna es reconocido por su pares, y por la propia Cristina, como uno de los primeros mandatarios provinciales que comenzó a impulsar la reconstrucción de la unidad partidaria, además de ser uno de los más duros críticos al modelo económico del gobierno de Macri.