El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, almorzará este martes con la cúpula de la CGT y buscará conseguir el apoyo de ese sector del movimiento obrero, que aún no definió una postura institucional unificada.

El encuentro del ex funcionario kirchnerista con el consejo directivo de la central obrera será cerca de las 13:00 en la sede de la Unión Personal Civil de la Nación (Moreno 1332, Capital Federal), el gremio estatal que comanda Andrés Rodríguez, y no en la emblemática casa cegestista de Azopardo 802, dado que algunos dirigentes no alineados a Fernández prefieren evitar lecturas políticas que consideran apresuradas.

No es un secreto que varios de los popes de la CGT ya anticiparon su respaldo a la fórmula que Fernández comparte con Cristina Kirchner, empezando por el secretario general Héctor Daer, pero hay resistencias en algunas líneas internas que impidieron que, hasta ahora, haya surgido un criterio unánime para comunicar oficialmente.

La tradición histórica marca que en cada elección, la CGT acompaña al candidato del PJ, en este caso encarnado en Fernández, pero las diferencias que expresan varios dirigentes de la central llevaron a un cuadro de situación donde todavía impera la incertidumbre.

Según pudo saber, además de Daer (Sanidad) se sumará al cónclave el influyente secretario general de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), Juan Carlos Schmid, quien había renunciado al triunvirato de la CGT por discrepancias internas con el modo de conducción de la central obrera.

Todavía no había confirmación acerca de si concurrirá a la reunión con el ex jefe de Gabinete el otro secretario general de la CGT, Carlos Acuña (Estaciones), quien en su momento había propuesto una PASO entre Fernández, Roberto Lavagna y Sergio Massa, cuando el tigrense aún no se había incorporado al Frente de Todos.

Dentro de la interna de la CGT, Daer es de los que sostienen que tiene que haber un claro pronunciamiento a favor de Fernández, para evitar cualquier tipo de malentendido.

Para contrarrestar la versión que días atrás se había propagado mediáticamente respecto a que la CGT se mantendría en la neutralidad de cara al próximo turno electoral nacional, Daer salió con vehemencia este lunes en sus redes sociales a señalar que la central obrera que lo tiene como principal cabeza visible "es peronista y jamás apoyará a este Gobierno".

"¿Cómo va a ser neutral la CGT si todo lo que hizo este Gobierno fue para enriquecer aún más a los que más tienen y más ganan?", enfatizó.

En cambio, Guillermo Moser (Luz y Fuerza), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA), el ferroviario Sergio Sasia, el mercantil Armando Cavalieri y el colectivero Roberto Fernández, prefieren moverse más despacio y sostienen que antes de tomar una decisión la CGT tiene que recibir a todos los candidatos.

Muchos de los dirigentes de este pelotón son los que anteriormente habían declarado su simpatía por la candidatura presidencial de Lavagna.

El jefe de Suteba y referente de la CTA de los Trabajadores, Roberto Baradel se metió en el debate y consideró que "no es bueno que la CGT no tenga una posición unificada en las elecciones".

"Es indudable que algunos dirigentes especulan con la posibilidad que el Gobierno gane", dijo el docente en diálogo con radio Futurock.

También el líder camionero, Hugo Moyano, salió en declaraciones El Destape Radio a marcarle la cancha a los dirigentes de la CGT, y les exigió que "si no van a decir a quién van a votar, al menos digan a quién no van a votar".

Para el jueves, Fernández tenía previsto un viaje de campaña a La Rioja junto a Massa, pero hubo un cambio en la agenda y queda por resolver en qué otra provincia recalarán. .

El líder del Frente Renovador y primer precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos visitará este martes el partido de Escobar, donde se mostrará con el intendente peronista Ariel Sujarchuk, y el miércoles irá a General Lavalle a impulsar la candidatura a intendenta de la diputada nacional massista Marcela Passo.