El precandidato presidencial peronista Alberto Fernández será dado de alta esta mañana luego de permanecer más de 48 horas internado en el Sanatorio Otamendi por una afección pulmonar. Según un parte médico que emitió el centro de salud el martes por la noche, Fernández sufrió una "inflamación pleural" que podría corresponder "a una obstrucción arterial subsegmentaria".

 

 

Fernández sostuvo además en entrevistas periodísticas que se encuentra "espléndido" y que retomará sus actividades de campaña en los próximos días. Según señala La Nación, "el precandidato a presidente no tiene actividades públicas previstas para hoy y mañana, y solo retomaría la agenda a partir del lunes".

Desde que quedó internado, el lunes pasado, el periodista oficialista de Clarín Claudio Savoia salió a lanzar versiones erróneas sobre el estado de salud de Fernández. "Tromboembolismo pulmonar e infarto en el pulmón izquierdo. No fue un chequeo. Llegó a la guardia por emergencia. Dolor en la pierna y dificultad respiratoria", aseguró Savoia. Minutos después, Roberto Navarro dialogó con el precandidato, quien le aseguró: “El lunes laburé un montón. Vi a Matías Lammens, Felipe Solá y varios dirigentes más. A la noche tenía tos y llamé a mi médico, Federico Saavedra. Me dijo que lo viera en el Otamendi. Ahí me hizo una tomografía computada y me diagnosticó que tenía una inflamación en la pleura. Nada importante, pero duele mucho”.

Fernández quedó internado porque su médico le dijo que quería ver el origen del problema con algunos estudios y le insistió para que se quedara porque sabía que luego con el trajín de la campaña no iba a volver.