El mensaje del Papa por la unidad en medio de la crisis por el coronavirus

Por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, el Sumo Pontífice rezó en soledad en la Plaza San Pedro del Vaticano. 

27 de marzo, 2020 | 17.01

Por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, el Papa Francisco rezó solo, sin la presencia de fieles, en la Plaza San Pedro del Vaticano. Desde allí, emitió algunas palabras y aseguró que frente al coronavirus "estamos todos en la misma barca y somos llamados a remar juntos".

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

En medio de la pandemia que azota al mundo y que afecta especialmente a Italia, el sumo pontífice aprovechó para mandarle un mensaje al mundo. "Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados pero al mismo tiempo importantes y necesarios", expresó en una ceremonia en la que le dio la bendición a los feligreses. 

"Estamos todos llamados a remar juntos. Todos reconfortados de estar juntos. En esta barca estamos todos, todos. Como esos discípulos que hablan con una única voz y con angustia dicen que estamos perdidos", afirmó. Y continuó: "También nosotros nos damos cuenta que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino todos juntos".

Además, Francisco señaló que la crisis mundial desatada por el avance del Covid-19​ muestra "un vacío desolador que arrasa con todo a su paso" y que "los seres humanos han descubierto que no pueden seguir cada uno por su cuenta, sino sólo juntos y que nadie se salva solo".

En medio de una tarde lluviosa, el Papa también reconoció la labor de los "trabajadores silenciosos", en referencia al personal de la salud y a quienes continúan realizando tareas.

"Cuánta gente cada día demuestra paciencia e infunde esperanza, cuidándose de no sembrar pánico sino corresponsabilidad. Cuántos padres, madres, abuelos y abuelas, docentes muestran a nuestros niños, con gestos pequeños y cotidianos, cómo enfrentar y transitar una crisis readaptando rutinas, levantando miradas e impulsando la oración", agregó.

Se trató de una ceremonia en la que dio la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) a todos los fieles, que fue transmitido por televisión, internet y radio.

La alarma continúa en el Vaticano luego de que hace dos días un colaborador directo del pontífice fuera diagnosticado positivo al test de coronavirus y además se confirmaran otros cuatro casos.

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►