Tras la muerte de José Martinez Suarez, el hermano de Mirtha Legrand, un conflicto con eje en Mauricio Macri tuvo lugar en el entierro del cineasta, cuando envió una corona de flores que fueron reubicadas por pedido expreso de un familiar.

El velatorio se realizó en la ENERC, la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, durante la noche del pasado sábado, y la conductora se mostró muy acongojada. El domingo se llevaron los restos en el Cementerio de la Chacarita, donde, según contaron en Infama, se habría producido un particular episodio en el que quedó en el centro de la escena el presidente Mauricio Macri.

"Todos esperaban que en el programa del sábado Mirtha hiciera un comentario político relacionado a todo lo que ocurrió en la semana", comenzó el periodista Diego Estévez en relación a las expectativas que había por el programa de la diva, que finalmente no salió al aire por el fallecimiento del cineasta.

Pero la panelista del programa de América informó: "Pero la política metió la cola en el entierro. El presidente Maurcio Macri envió una corona que se ubicó en un lugar bastante central, y una de las hijas de Jocesito, que tiene militancia kichnerista, agarró la corona y la corrió a un costado".