#AltaData | Los cruces en el Debate entre Macri y Alberto Fernández Suscribite

X

La noticia fue ninguneada por los medios al coincidir con la muerte del expresidente Jacques Chirac el jueves 26 de septiembre. A medida que los homenajes fueron menguando en los canales, la catástrofe ambiental fue cobrando amplitud gracias a la intervención de diputados de la oposición que exigen una comisión de investigación parlamentaria.

El incendio estalló el jueves 26 alrededor de las 2:40. Los habitantes escucharon varias explosiones durante la madrugada mientras más de 200 bomberos intervenían para extinguir el incendio en las instalaciones de Lubrizol que fabrica aditivos para lubricantes, aceites, carburantes y pinturas. La fábrica instalada en la ciudad de Rouen (400 000 habitantes), que funciona desde el año 1954, cuenta con 400 empleados. La empresa pertenece a un holding llamado Berkshire Hathaway, dirigido por el magnate americano Warren Buffett (tercer hombre más rico del planeta según la revista Forbes, con una fortuna estimada a 82 000 millones de dólares).  Además, está clasificada Séveso "umbral alto"y se encuentra localizada en el interior de la ciudad, rodeada de viviendas, a 3 km del centro y de la catedral del pueblo.

El ministro del Interior, Christophe Castaner acudió inmediatamente después de declararse el incendio y aseguró que "tomará varios días extinguirlo completamente". Sus declaraciones contradictorias inquietaron aun más a la población : "Como en cualquier fuego que se precie, el humo contiene un determinado número de sustancias peligrosas pero según los análisis realizados esta mañana, no presentan peligrosidad manifiesta aunque se inhale". Y los medios de comunicación ahondan todavía más: "No hay que dejarse llevar por el pánico", "el incendio está controlado", "los resultados de los análisis del humo son tranquilizadores" pero, a continuación, recomiendan a la población usar mascarillas y guantes de protección.

En enero de 2013, esta misma fábrica había sido la fuente de una fuga de gas maloliente que había causado una nube nauseabunda que se había extendido a Ile-de-France e Inglaterra, molestando a millones de personas. En 2014, Lubrizol Francia fue multada con 4.000 euros. En 2017, fue objeto de un aviso formal debido a "17 fallas". Luego se realizó una "actualización", según el prefecto de Normandía, Pierre-André Durand. Hay en Francia, según el censo de 2015, 1.171 sitios industriales de riesgo. Se llaman "Seveso", y llevan el nombre de una directiva europea basada en la dispersión de una nube de dioxinas en 1976 en este municipio italiano. Objetivo: proporcionar a los países europeos una política común para la prevención de los principales riesgos industriales.

Después del incendio se formó una gran columna de humo negro de 22 kilómetros de largo y 6 kilómetros de ancho, vinculada a la presencia de "hidrocarburos". El olor a contaminación se  observó en las regiones del Norte y Picardía, según confirmaron las prefecturas de la Somme y del Aisne en un comunicado. Placas de petróleo hicieron su aparición el viernes 27 en el Sena en la misma Rouen. Por su parte, la ministra de Salud, Agnès Buzyn, en Rouen dijo: "La ciudad está claramente contaminada" por el hollín. "Si vemos placas de alquitrán en las playas, les pediremos a los niños que no las toquen (...) Bueno, es lo mismo que les pedimos a los residentes hoy, es decir para limpiar este hollín, visualmente muy identificable, hay que tomar la precaución de utilizar guantes", agregó la ministra que habló junto a la ministra de la Transición Ambiental, Élisabeth Borne.

Por el momento, la prefectura no ha proporcionado ninguna información concreta sobre el riesgo para la salud y, en espera de los análisis, se limita a las medidas de precaución. El lunes 30 el Primer Ministro, Edouard Philippe quien se desplazó a Rouen, prometió total transparencia en la información sobre el resultado de los análisis en curso. Pero la preocupación se siente entre la población. Muchas personas se han quejado por el olor persistente, que a veces provoca vómitos. Algunos se quejaron de irritación en la garganta. "Te producen mareos y te dan ganas de vomitar. Pude ver a varias personas con máscaras en la calle", dijo el fotógrafo Lou Benoist. El edificio de France 3 en Rouen fue evacuado el viernes por la mañana porque los empleados fueron "víctimas de náuseas y vómitos", dijo el periodista Laurent Marvyle en la antena de France 3 Caen.

Según una declaración del sindicato de la Policía Alternativa CFDT, "varios oficiales de policía asignados a la brigada nocturna y a la compañía de intervención departamental de Rouen, los primeros en responder en el incendio, están actualmente de baja por enfermedad debido a náuseas, vómitos y vértigo". Incluso, "dos de ellos están actualmente en tratamiento hasta el 8 de octubre", dijo el sindicato en este comunicado publicado el lunes. 

Frente a la creciente inquietud sobre las consecuencias de este incendio, el Ministerio de la Agricultura prohibió la comercialización de la leche y varios productos agrícolas. Cinco departamentos y cerca de 2.000 granjas se ven afectados por restricciones en la venta de productos alimenticios (cereales, frutas y verduras como producciones animales como huevos, leche, miel, pescado de cultivo, etc.). Hay "al menos 1.800 agricultores", según el ministro Didier Guillaume, cuya producción no se puede vender si se cosechó después del 26 de septiembre, el día del incendio, porque es probable que haya estado expuesto a la contaminación. . El ministro anunció que serán indemnizados por la perdida de explotación.

 

Denuncias

 

El diputado de la Francia Insumisa, Eric Coquerel dejó en evidencia las declaraciones contradictorias del gobierno y la disminución de los controles de los sitios como Lubrizol que en 15 años se redujeron a la mitad. Olivier Faure, secretario general del Partido Socialista expresó en un tuit: "Se debe publicar rápidamente un decreto que declare el estado del desastre industrial para que las víctimas puedan hacer valer sus derechos con el seguro". Y agregó: "Lubrizol es el mayor accidente industrial en Francia desde AZF" (en el 2001 en Toulouse).

La gestión del drama que vive nuestra metrópoli de Rouen es escandalosa y humillante", tuiteó David Cormand, secretario nacional de EELV(partido ecologista). "¿Cuál es la lista de productos que se quemaron?", preguntó Delphine Batho, presidenta de Génération Ecologie y ex ministra de la Ecología, refiriéndose a "una falta grave del estado".

El Partido Comunista y la CGT también se expresaron de manera muy critica sobre la gestión del siniestro por parte del gobierno. Todos estos partidos reclaman una Comisión de Investigación Parlamentaria y llamaron a una manifestación este martes 1° de octubre frente al tribunal de Rouen a las 18 hs.

Según Thomas Le Roux, historiador e investigador del CNRS, “la regulación de los riesgos y la contaminación no protege lo suficiente a las personas, ya que protege a la industria y sus productos, cuya utilidad social e influencia en la salud no se cuestionan suficientemente. Las salvaguardas actuales (dispositivos técnicos, supervisión administrativa, reparación y deslocalización) tienen por objeto hacer que la contaminación y los riesgos sean aceptables; confirman una dinámica histórica y trágica de la cual el accidente de la empresa Lubrizol es solo el árbol que esconde el denso bosque de contaminaciones cada vez más crónicas, masivas e insidiosas.”

 

Ultimo momento:

Este martes a la mañana, la planta Borealis, que produce fertilizantes, tuvo que cerrar debido a una pérdida de energía. Según Christine Poupin, representante de la CGT en la empresa, hubo un incendio. "El transformador T1, el de la fuente de alimentación general del sitio, sufrió un corte de electricidad franco. Hubo un incendio y el departamento de bomberos intervino necesariamente ", explicó. "Las instalaciones son vetustas”. Ya ha habido varias alertas. Actualmente, nada funciona en la planta ", agregó. La fabrica se encuentra a escasos 4 km de Lubrizol, en las afueras de Rouen.