Este martes se supo finalmente que los dueños de la papelera Ansabo cerraría la planta ubicada en la localidad bonaerense de Quilmes y anunciaron el despido de sus 45 trabajadores. Frente a esta situación los empleados se emocionaron al contar su relato a los medios. 

"Nos deben aguinaldo, vacaciones y retroactivos", había contado temprano Jonatan Bonomi a El Destape.

Tras conocerse la noticia el lunes, los trabajadores realizaron una olla popular para resguardar los puestos de trabajo y los vecinos colaboraron con una colecta de arroz, fideos, azúcar, tomate, arvejas, leche, té, sal, aceite, jabón, detergente y papel higiénico.

En una entrevista con C5N los despedidos contaron la dramática situación y varios de ellos se pusieron a llorar. 

"33 años en la fábrica", contó Omar. "Los dueños argumentaron que ellos no tenían más plata", explicó.

"Nosotros estamos peleando solos, no tenemos ni al sindicato. Nadie se acercó, ni un solo funcionario", aseguró otro de ellos.

"Ahora pasamos a ser, no pobres, indigentes, porque no tenemos ni un peso para llevar a nuestra casa, no tenemos para comer nada. Gracias que se acercan algunos, a la gente del barrio que nos dan algo porque no tenemos nada de nada", apuntó antes de quebrarse.