El dirigente macrista que pidió "limpieza étnica" renunció a la UCR

Se trata de Julio Carballo, quien es investigado por la Justicia. Había pedido que el coronavirus se lleve a La Matanza.

10 de abril, 2020 | 10.19

Veinticuatro horas después de que la Justicia cordobesa iniciara una investigación de oficio para determinar si las temerarias frases “espero es que esta pandemia haga una limpieza étnica que todos nos merecemos. Yo, por mí, que se quede en La Matanza y le haga honor al nombre, y ya con cinco o seis millones de negros menos, peronistas menos, planes menos, quizá este país arranca” “el peroncho entiende a bala, a palos, a patadas en el culo, de la única forma, porque es negro” constituían una violación de la Ley Nacional la Ley Nacional 23.592, que castiga los actos discriminatorios; el ex concejal de Capilla del Monte, el radical Julio Carballo renunció hoy a su afiliación a la Unión Cívica Radical (UCR) mediante una carta girada al presidente del Comité de Circuito de Capilla del Monte, Nicolás Zanotti.

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

El pasado viernes 3 de abril, El Destape fue el único medio nacional que publicó que Carballo, ex concejal 2011 y 2015, y secretario del Concejo Deliberante entre 2016 y 2019 había asegurado en un mensaje de whatsapp: “Yo lo único que espero es que esta pandemia haga una limpieza étnica que todos nos merecemos. Yo, por mí, que se quede en La Matanza y le haga honor al nombre, y ya con cinco o seis millones de negros menos, peronistas menos, planes menos, quizá este país arranca”.

La nota de renuncia de Carballo a Zanotti, de dos carillas de extensión, lejos de un pedido de disculpas, apunta a una operación en su contra: “Tan luego de recibida la presente, proceda a hacer efectiva ante las instancias que fueran menester, mi desafiliación a la Unión Cívica Radical. Los motivos en que fundo la presente son de público conocimiento, en los cuáles, ante la reproducción de un audio de mi autoría realizado en las instancias propias de la intimidad de la vida privada, por tanto se lo envié a una persona que entendía nos unía un lazo de amistad y se ha dado publicidad del contenido sin que haya sido relevado su contexto. El pseudo comunicador pagado que lo hiciera viral, con deseos de protagonismo periodístico y pretendida formación de opinión de dudosa calaña (sic), Marcelo Acosta, no tiene programa radial ni televisivo alguno en Capilla del Monte, localidad de la que se fue en forma furtiva hace ya dos años, dejando un pésimo recuerdo de su conducta cívica y moral en los vecinos damnificados”.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

En la misma línea, y sin mostrar arrepentimiento, Carballo apuntó contra dos ex correligionarios: “No ha sido mi intención en ningún aspecto ofender, afrentar ni menoscabar de ninguna manera en absoluto a las personas que esto las haya herido en lo personal o partidario, a quienes de ser así, les pido disculpas, y también quiero destacar que personas de mi propio partido, sin mediar palabra conmigo, han denostado mi persona adjetivos calificativos y sentencias en pos de su posicionamiento político personal sin ningún reparo; léase Gabriel Argañaraz y Ana María Buffoni, tratando de no solamente ensuciarme sino pretendiendo limar la figura pública de otros dirigentes partidarios locales, que nada tienen que ver con mi conversación en la red, aún habiendo recibido en estas instancias el apoyo personal del señor Gabriel Buffoni (ex Intendente de la localidad), quien se comunicara telefónicamente a los efectos de ponerse a mi disposición”.

Precisamente, Ana María Buffoni y Lucrecia Cavanna -integran el Comité Provincia de la UCR- denunciaron con una nota enviada a través del correo electrónico oficial de la UCR cordobesa y de whatsapp al ex concejal Carballo ante el Tribunal de Disciplina partidario: “Por sus dichos, que han tomado estado público y se adjuntan como prueba a la presente, por configurar su conducta un hecho gravísimo, que para nada se corresponde con los valores y la doctrina de la UCR, donde explícitamente se vierten comentarios discriminadores racistas, violentos e impregnados de odio e intolerancia hacia otros partidos que hacen a la vida democrática del país, y que se agudiza aún más cuando es miembro titular del Comité y se ha desempeñado en nombre del partido en un diferentes cargos públicos o electivos hasta diciembre 2019 (Concejal, Secretario Concejo Deliberante) y en las últimas elecciones fue candidato a concejal también en representación del partido, por lo que la sociedad toda puede tomar dichas expresiones como el sentir de la UCR, siendo que estamos ubicados en las antípodas de ese pensamiento”.

Ayer, la dirigente alfonsinista Lucrecia Cavanna le había explicado a El Destape que “cuando confirmamos que Carballo había expresado estos pensamientos que no se condicen con el sistema democrático y que son lejanos de lo que pensamos los radicales del peronismo; decidimos reclamar la expulsión de Carrizo y hasta tanto se resuelva si situación, que se lo suspenda”.

 También, el ex intendente capitalino y actual presidente de la UCR de Córdoba, Ramón Javier Mestre, había cuestionado a Julio Carballo: “Este no es un tiempo de antinomias, nuestro enemigo común es el coronavirus; por eso todos los argentinos tenemos que trabajar juntos. Nuestra democracia se sustenta en el sistema de partidos; por eso, quiero recordar las palabras de ese gran dirigente que fue Víctor “Viti” Fayad, quien dijo que la Unión Cívica Radical es un partido nacional y popular como el peronismo”.

Hoy, a través de su cuenta de Twitter, la UCR Nacional informó que habían suspendido la afiliación de Carballo al partido de Leandro N. Alem: “El Comité Nacional de nuestro partido decidió suspender la afiliación de Julio Carballo de la provincia de Córdoba y denunciarlo al Tribunal Nacional de Ética requiriendo su expulsión frente a las graves declaraciones realizadas por el mencionado afiliado”. Pero el ex concejal se anticipó y renunció a su afiliación.

Incluso, en otro párrafo de su renuncia como afiliado radical, Carrizo reivindicó su militancia partidaria: “No renuncio ni renunciaré a los principios ni al dogma que me unió a la Unión Cívica Radical en mis épocas de estudiante universitario en la Franja Morada, ni a la militancia democrática que aprendí y trato de transmitir en todo momento a mis conciudadanos en todos los ámbitos en los que me he desempeñado, tanto de la vida personal y profesional, como en la actividad política”.

Con una investigación judicial en marcha a cargo del fiscal Gustavo Dalma –investiga si Carballo cometió un delito violatorio de la Ley Nacional Ley Nacional 23.592, que castiga los actos discriminatorios-; el dirigente de Capilla del Monte intentó morigerar el tono de sus dichos, circunscribiéndolos a una conversación privada: “En ningún momento, lo expresado ha sido en función de representación, cargo o desempeño en la Unión Cívica Radical, sino que ha sido a tono privado o particular como lo expresé, en un tenor del que fui sorprendido en mi confianza por cuanto nunca lo reproduje fuera del ámbito de mi intimidad, y haciendo referencia a la numerosa cantidad de información, videos editados o fabricados fuera de contexto y demás data que llegaba a mi teléfono, mucha de ella desde la propia Buenos Aires. En la actualidad tampoco ejerzo función o cargo electivo ni partidario alguno”.

Tras conocer la nota de renuncia de Carballo, Ramón Javier Mestre le dijo a El Destape“Ya lo anticipé antes, el pensamiento de este señor no se condice con los principios democráticos de nuestro partido. Renunció porque sabía que iba a ser expulsado”.

Y Lucrecia Cavanna, una de las denunciantes dentro de la UCR, opinó que “no sé si es posible que el Partido no le acepte la renuncia y trate igual la expulsión. Para el caso, ya está, el señor Carballo nada tiene que ver con la estructura y el pensamiento democrático de la Unión Cívica Radical”.

En el audio de un minuto y medio de duración conocido el pasado viernes 3 de diciembre y que se viralizó a través de whatsapp y por las redes sociales, Julio Carballo, quien militó junto a Gabriela Negri –hermana del jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri-; y trabajó por la reelección de Mauricio Macri, había sugerido: “Creo que la gente entiende en este país a los palazos, no hay forma. Y como gran parte de este país es peronista, el peroncho entiende a bala, a palos, a patadas en el culo, de la única forma, porque es negro”.

Carballo también había asegurado respecto de la pandemia que “no es como dijo el huevón de (Alberto) Fernández que le vamos ganando al virus… ¡el ocoté, el ocote! Nosotros no hemos llegado al volumen que tiene Italia o el mismo EE.UU., yo tengo gente amiga, que están todos cagados allá”.

El ex concejal de Capilla del Monte también había apelado a la represión policial: “La gente se tiene que organizar un poco con sus actividades; porque acá si no viene la cana para poner un poco de orden en los quilombos que la misma gente genera, acá le chupa un huevo a todo el mundo”.

Ayer, el fiscal Gustavo Dalma –integra la Unidad Fiscal Especial de Feria- a cargo de las fiscalías de Villa Carlos Paz y Cosquín abrió una investigación de oficio para determinar si los dichos del dirigente radical “están encuadrados en la violación de la Ley Nacional 23.592, que castiga los actos discriminatorios”. 

El funcionario judicial cordobés, también le había aclarado a El Destape que “no todas las conductas se constituyen en actos de discriminación contemplados en la Ley Nacional 23.592. Los dichos de este señor son altamente repudiables por su contenido; pero debemos investigar si constituyen un delito penal, una violación a las normas de convivencia y si debe ser sancionado por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), por la Justicia penal, por la Justicia administrativa o por algún órgano de ética de la Municipalidad de capilla del Monte”, señaló el fiscal Dalma.

Además, el funcionario había detallado: “Hemos advertido la posible comisión de un hecho delictivo por parte de este señor, por eso abrimos de oficio esta investigación, en base a los reportes periodísticos que estamos analizando”; y aclaró que “algunas expresiones agraviantes deben cumplir algunos requisitos para encuadrar su configuración”.

El fiscal Dalma está analizando si los dichos del ex concejal Carballo “son expresiones que alientan o incentivan el odio contra un colectivo en particular” para resolver si lo imputa por atentar contra la Ley Nacional 23.592; o gira la causa hacia otro estamento del Estado.

VENÍ A EL DESTAPE RADIO ►

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

MÁS INFO

Gustavo Molina

Periodista gráfico, más allá de las plataformas. Soriano, Chandler, Mankell y Nesbo; en ese orden. “Cualquier cosa que un patrón quiera ver publicada, es publicidad. Cualquier cosa que no quiera ver en el periódico, es noticia”,  L.E. Edwardson. Serás lo que debas ser o serás periodista. Corresponsal de El Destape en Córdoba.