El Destape | Es la hora de Argentina

El crimen de Luciano Arruga y un esperado juicio en busca de culpables

08 de mayo, 2015 | 21.00

Comenzó el juicio por las torturas a Luciano Arruga. Familiares y amigos reconstruyen la historia y detectan contradicciones e irregularidades en las declaraciones de los efectivos de la policía solicitados por la defensa del acusado.

Se trata de la causa por la detención del joven de 16 años que ocurrió el 22 de septiembre de 2008, en la que se lo habría torturado durante diez horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador, hoy Espacio para la Memoria Luciano Arruga.

Luciano desapareció cuatro meses después de su detención y seis años después, su cuerpo fue encontrado enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita. Había sido atropellado corriendo en la autovía la madrugada después de salir de su casa de Lomas del Mirador.

El principal acusado es Julio Diego Torales, detenido desde el 2013. De acuerdo a la acusación, él estaba a cargo del destacamento y fue quien torturó a Luciano con golpes, insultos y amenazas. También está inculpado por mantener a Arruga en cautiverio.

"Te voy a llevar al pabellón rosa, donde están los violines", amenazaba Torales a Luciano, según las declaraciones de Mónica Alegre, madre de la víctima.

Vanesa Orieta, hermana de Luciano, recordó que después de las cosas que su hermano eligió contarle decidió no indagar más ya que le "parecía humillante seguir preguntándole cosas". "Me contó que le retuvieron sus cosas y nunca le devolvieron $20 que tenía. Nos reimos.", expresó.

También manifestó que desde la detención les pareció evidente que su hermano "corría riesgo de verdad" y que "había un desgaste grande" por el hostigamiento que venía sufriendo. "Nos quebró anímicamente, le quebró la vida", argumentó.

La defensa de Julio Diego Torales llamó a declarar a otros policías que estaban presentes el día de la detención de Arruga. En sus repuestas la querella encontró varias contradicciones, por lo que reiteraron las repreguntas y aclaraciones.

Finalmente se solicitó la nulidad de uno de los testimonios ya que de condenar a Torales, se autoincriminaría por no haber hecho absolutamente nada durante la tortura.

Por su parte, los abogados de Torales aseguraron que su cliente "carga con el estigma de ser detenido por razones políticas" por "una organización de derechos humanos que influenció la administración de justicia y tiene llegada al ejecutivo nacional".

También, sin expresar las razones, manifestaron que tiene intenciones de citar a declarar a Horacio Verbitsky, Daniel Scioli, Fernando Espinoza -intendente de La Matanza-, a Viviana Arcidiá -titular de Asuntos Internos de la Provincia- y a Guido Carlotto -secretario de Derechos Humanos de la Provincia-.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?