El achatamiento previsional y las paritarias “razonables” no ayudarán a encender la economía

Es necesario que los grandes ganadores del modelo macrista pongan parte de sus beneficios para ayudar a reactivar. Es de arriba de donde hay que sacar los recursos para la reactivación; no del medio. 

25 de enero, 2020 | 20.05

Santiago Cafiero señaló a El Destape que se avanza hacia un achatamiento de las jubilaciones y admitió que habrá quienes pierdan con la inflación. El presidente Alberto Fernández le pidió a los sindicatos “paritarias razonables” y el ministro de Trabajo Claudio Moroni propone terminar con las cláusulas gatillo. El arrastre inflacionario de 2019 y la vuelta del IVA a los alimentos empujarán la inflación del primer trimestre bien arriba del 10 %. Así, al menos por ahora, el consumo seguirá planchado.  

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

“Si la situación fiscal lo permite, en marzo otorgaremos un aumento previsional que representará el 11,56 % de aumento que preveía la fórmula de Macri. Pero esa masa de ingresos se dividirá entre todos los jubilados por igual”, señaló un alto funcionario a El Destape. De esta manera, si la situación fiscal lo permite, el aumento será de 2500 pesos para todos los jubilados. Los que ganan 25 mil pesos en adelante perderán frente a la inflación. Dicho de otro modo: les van a bajar la jubilación.  

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Nadie duda de la voluntad progresista del presidente: lo que se discute es si es esta la estrategia adecuada para salir del desastre heredado. Sacarle a los que ganan 25 mil pesos para darle a los que ganan 15 mil difícilmente aporte algo para encender la economía. Los que ganan la mínima apenas consumen alimentos y poco más. Son muy pocos los sectores que recibirían algún impulso. Los que mueven la economía en sus más diversos sectores son los de ingresos medios. 

Un alto funcionario oficial señaló a este medio que “esta austeridad se mantendrá hasta que se cierre la negociación de la deuda. Es una estrategia para mostrar que hacemos buena letra”. Si es así, ¿será la estrategia adecuada? ¿Si ven que el Gobierno es capaz de bajar jubilaciones sin resistencia social, no terminarán siendo más exigentes, al pensar que pueden cobra más?

Es de arriba de donde hay que sacar los recursos para la reactivación; no del medio. 

En materia salarial la propuesta es similar: pedir paritarias “razonables” y terminar con la cláusula gatillo. Si la inflación del año pasado fue del 55% y la de este año se estima de entre el 35 y el 40%, ¿cuánto será razonable? Suena a que los trabajadores no recuperarán salario. ¿No sería mejor dejar que cada sindicato consiga todo lo que su sector pueda pagar?

Con caída previsional y sin suba de salarios reales, ¿cómo se encenderá la economía?

El gobierno aún está a tiempo de buscar ingresos fiscales en los sectores ganadores del proceso macrista: los beneficiarios de la gigantesca transferencia de ingresos de los últimos cuatro años. Un impuesto extraordinario a energéticas y empresas de peaje, por ejemplo, generaría recursos para que el Estado gaste en algún tipo de impulso al consumo. Es de arriba de donde hay que sacar los recursos para la reactivación; no del medio. 

La situación del sector agropecuario es otro tema bien polémico. Siguen ganando fortunas en un país en el que la comida cuesta un ojo de la cara. El gobierno aún no subió las retenciones el 3% que anunció y la mesa de enlace lejos de aceptarlo pide rebajas para lo que llaman “campos chicos y medianos”.  Y no es sólo una cuestión macro económica. Si el Gobierno tiene que pedirle un sacrificio a la población, jubilados incluidos, necesita mostrar que los primeros en poner son los que más tienen. 

También sería interesante para cuando tenga que pedir sacrificios denunciar más enfáticamente la herencia recibida. El gobierno piensa que si la sociedad conoce la gravedad de la situación perderá el optimismo que vive tras la llegada de Alberto. Es un arma de doble filo.  La situación es muy difícil: alta deuda y pobreza creciente conforman una herencia explosiva. Alberto avanza por el campo minado que le dejó Macri con cautela. Seguro, se debe haber hecho la misma pregunta mil veces: ¿Luego de cuatro años de una millonaria transferencia de recursos de la sociedad a la elite, se puede encender la economía sin desandar parte de ese camino?

VENÍ A EL DESTAPE RADIO ►