Después de la derrota electoral que sufrió el 11 de agosto Mauricio Macri, Eduardo Feinmann salió a aclarar que no hubo fraude electoral.

Los trolls de Twitter lanzaron entre lunes y martes una campaña de dudas sobre el resultado de las elecciones primarias, donde Alberto Fernández ganó con 15 puntos de diferencia.

Así, convirtieron en tendencia el hashtag #FraudeK, intentando acusar al kirchnerismo de haber hecho fraude para deslegitimar el contundente 47,6% que obtuvo el Frente de Todos.

Por eso, el periodista oficialista se comunicó con el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, para obtener algunas respuestas. 

"El escrutinio provisorio se hace con lo que viene en el telegrama y ahí en función de eso, la obligación de los digitadores es cargar esa información. No se pudo hackear", afirmó.

Y en la misma línea confirmó: "Descartamos la posibilidad de fraude, absolutamente. Es una elección transparente, con garantías, con mucha agilidad".

"No estamos hablando de un porcentaje más elevado que en otras elecciones. Es una inconsistencia electoral pero para eso existe el escrutinio definitivo" dijo el funcionario refiriéndose a algunos telegramas que presentaban tachones o que no tenían ningún voto de Juntos por el Cambio.