Arshak Karhanyan tiene 27 años y trabaja en la Policía de la Ciudad de Buenos Aires desde 2005. El 24 de febrero salió de su departamento en el barrio porteño de Caballito, se dirigió a un local de la cadena Easy a comprar una pala y nunca más se supo de él. La fuerza de seguridad porteña se tomó su tiempo para investigar, la familia denuncia irregularidades en la pesquisa y la fiscalía tiene al menos dos líneas de investigación que hacen pensar que no es solo una causa de averiguación de paradero.

El oficial es también estudiante de la UTN y desde que ingresó en la Policía de la Ciudad rotó por diversas áreas, detalle que llama la atención a los investigadores: pasó de prestar servicio en la División de Ciberdelitos a ser oficial de calle, un puesto para el cual se encontraba sobrecalificado.

 

¿Qué pasó el 24 de febrero?

 

Era un domingo caluroso. Alrededor del mediodía, el oficial Leonel Herba llegó en moto al departamento de Arshak. Las cámaras de seguridad registraron que por 40 minutos mantuvieron una conversación, y en las imágenes la familia del oficial desaparecido advierte que se lo ve al joven en una actitud “hostil, inquieta y nerviosa” y se puede ver que escuchan juntos un audio en el teléfono.

Al respecto, Herba declaró en varias oportunidades ante el fiscal Santiago Vismara y en su versión sostuvo que el motivo de la visita y de la charla era por la compra de un auto por parte de Arshak ya que supuestamente había salido sorteado en un plan de ahorro. Este dato llama la atención para la familia Karhanyan porque la idea de comprar un auto no coincide con el estado financiero del joven al momento de la desaparición por la difícil situación económica que atravesaban.

Una vez finalizada la charla, Arshak entró a su departamento. Según pudo saber El Destape, estuvo una hora como máximo y salió para dirigirse a un cajero automático ubicado en la zona de Primera Junta, a pocas cuadras de su domicilio. Retiró 2 mil pesos y alrededor de las 14.50 se dirigió al Easy, ubicado en avenida Rivadavia 5751. Compró una pala de punta y salió del local. Colocó la pala en su mochila. Las cámaras del Easy muestran que dobla a la izquierda mano a Primera Junta, pero después de unos pasos se detiene a mirar en ese sentido, se arrepiente y comienza a caminar hacia el otro lado, a calle Paysandú. Desde ahí se perdió el rastro.

 

 

Irregularidades

 

Sin novedades de Arshak, la familia se dirigió hacia la Comisaria 7B donde el joven prestaba servicio para saber de su paradero. Según la familia, los jefes policiales minimizaron el hecho, relativizaron la desaparición y le dijeron que seguramente a los pocos días iba a aparecer. Los días pasaron y la causa fue caratulada como “Averiguación de paradero y averiguación de delito sobre el causante Arshak Karhanyan” e interviene la Sección de Búsqueda de Personas.

No obstante, varios puntos llaman la atención de la familia y los investigadores sobre cómo se llevó a cabo la pesquisa:

  • La Sección Búsqueda de Personas accedió a las cámaras de Easy 20 días después de la desaparición de Arshak, momento en el que la mayoría de las cámaras de la zona ya se encontraban borradas. Los comercios solo preservan las grabaciones por 7 días en el mayor de los casos.
  • El peritaje que realizó la División de Cibercrimen sobre uno de los celulares del joven (un IPhone 7) terminó bloqueando el dispositivo y eliminando todos los datos que tenía el aparato. Solo a través del Icloud (sistema que guarda los datos en "la nube") se pudo recuperar un poco de información, pero hasta el 30 de enero, por lo cual, no se tiene dato sobre los días previos al 24 de febrero.
  • Las explicaciones de la Policía de la Ciudad que consta en el expediente son poco claras y no convincentes.
  • Fuentes cercanas a la investigación confiaron a El Destape que tampoco existe registro de las cámaras de seguridad de la esquina Paysandú porque "no estaban operativas” mientras que el resto de las cámaras que se encontraban en las calles aledañas ya no lo ubican a Arshak.

Frente a la serie de irregularidades, la legisladora de Unidad Ciudadana y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Victoria Montenegro, presentó dos pedidos de informe para que el Ministerio de Seguridad porteño explique qué tipo de acciones llevaron adelante para encontrar a Arshak.

“Las personas no desaparecemos. No sabemos qué pasó”, aseveró Montenegro. Y advirtió: “Arshak salió de su casa para volver y algo sucedió en el camino que hizo que desapareciera. Los errores que se cometieron fueron cruciales para que no se avanzara en la investigación”, dijo la legisladora que acompaña a la familia del oficial en las presentaciones.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad porteño ofreció una recompensa por cualquier dato sobre Arshak varios meses después de su desaparición. Tanto Montenegro como la familia del oficial cuestionan la movida y reclaman que las autoridades difundan afiches con la imagen del joven en comisarías y patrulleros. "¿Por qué el ministerio de Seguridad no está buscando a uno de sus agentes”, apuntó la legisladora. 

En tanto, desde la cartera porteña que encabeza Diego Santilli indicaron a El Destape que desde que se conoció la desaparición de Arshak se activaron "todos los protocolos de búsqueda" y que en la actualidad "se sigue de forma ininterrumpida". Señalaron que la imagen del joven se encuentra pegada en comisarías y patrulleros. 

Voceros de la cartera le indicaron a este medio que se hizo un relevamiento de más de 50 cámaras públicas y privadas. "Hoy en la investigación está interviniendo Búsqueda de Personas de la Policía de la Ciudad, la DUFIE de la PFA, la Procuvin y Datip (Fiscales Nacionales)”, explicaron. Asimismo, aseguraron que "se tiene contacto permanente con la familia y se estableció contacto con el padre biológico que está en Armenia ante la posibilidad de que haya salido del país”.

 

 

 

Vinculación con el Caso Nisman y otras hipótesis

 

Fuentes cercanas a la investigación indicaron a El Destape que son varias las líneas que están siguiendo y las hipótesis que se están barajando. La que mayor connotación mediática tomó fue la participación de Karhanyan en el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman. El oficial desaparecido se desempeñó como perito informático en la causa. Otras líneas están relacionadas con su trabajo dentro de la Policía de la Ciudad y que están vinculadas a la fecha de su desaparición.

Desde la Fiscalía prefirieron no brindar mayores detalles, pero todo apunta a que Arshak no se fue por su voluntad como en un principio indiciaron sus superiores, quienes aseguraron que iba a volver a trabajar el miércoles posterior a su desaparición.