El ministro de Justicia de Brasil y ex juez del Lava Jato, Sérgio Moro, pidió licencia sin goce de sueldo en medio de las crecientes denuncias por el vínculo que mantuvo como juez federal con el jefe de los fiscales de la causa, Deltan Dallagnol, durante los juicios contra muchos empresarios y políticos, entre ellos el ex presidente Luiz Inácio da Silva, según informó hoy el gobierno.

El Diario Oficial de la Unión informó que el titular de Justicia y Seguridad Pública tomará licencia entre los días 15 y 19 de julio para tratar "asuntos particulares", sin dar más detalles, según la agencia de noticias ANSA.

Moro estuvo ayer en el estadio Maracaná de Río de Janeiro junto al presidente Jair Bolsonaro viendo el triunfo de la selección brasileña en la final de la Copa América, ante Perú por 3 a 1. 

Pese a que el anuncio oficial solo cita "asuntos particulares" como el motivo de la licencia, el ministro Moro enfrenta por estos días una gran presión pública y mediática por sus conversaciones privadas con el jefe de los fiscales de la mega causa de corrupción Lava Jato, Deltan Dallagnol, en medio de los procesos legales, algo prohibido por las leyes brasileñas.

En los mensajes, difundidos por el medio The Intercept, se muestra cómo Moro guía a los fiscales para obtener un trámite favorable a los pedidos que estos hagan, algo contrario a las leyes brasileñas, además de conspirar con los fiscales para dirigir la causa contra el ex presidente Lula Da Silva. 

Inclusive, Moro y los fiscales dialogaron sobre cómo dar "sensación de imparcialidad" y cómo se negó a avanzar contra el ex mandatario del PSDB, Fernando Henrique Cardoso.