Los gobernadores se reunieron este miércoles en el Consejo Federal de Inversiones (CFI). El objetivo del encuentro es rechazar formalmente el paquete de medidas que anunció el presidente Mauricio Macri para paliar la crisis económica, que se profundizó tras la dura derrota de su fórmula en las primarias del 11 de agosto.

Los mandatarios provinciales manifestaron formalmente al Gobierno su rechazo a la reducción de coparticipación que significarán las devoluciones y rebajas de Ganancias, Monotributo e IVA. De hecho, alertados por la baja en la recaudación, el lunes adelantaron que analizan hacer una presentación judicial.

En la lista de asistentes, además de los gobernadores peronistas que apoyan la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, figuran Omar Gutiérrez (Neuquén), Hugo Passalacqua (Misiones) y Miguel Lifschitz (Santa Fe).

Se sumó el salteño Juan Manuel Urtubey, candidato a vicepresidente de la fórmula de Consenso Federal que encabeza Roberto Lavagna. En tanto, el cordobés Juan Schiaretti enviará a su ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano.

Apenas se conocieron las primeras medidas, los ministros de Economía de las provincias se reunieron y elaboraron un informe en el que aseguraron que la devolución de Ganancias y la bonificación del Monotributo implicaría que el costo de las medidas en impuestos coparticipables y asignación específica alcanzaría los $ 51.800 millones, que corresponden a las provincias, además de ATN, AFIP, Nación y Seguridad Social.

De ese total, $25.654 millones se les restarían de la coparticipación a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires. Ganancias, indicaron, se coparticipa en un 100%, mientras que la distribución del Monotributo corresponde 30% a las provincias y el resto a la Anses.

Así concluyeron que las pérdidas serían de $6.045 millones para Buenos Aires; $2.535 millones para Santa Fe; $2.518 millones para Córdoba; $1.665 millones para la Ciudad de Buenos Aires, $1.373 millones para Chaco; $1.310 millones para Tucumán; $1.344 millones para Entre Ríos; $1.148 millones para Mendoza y $1.137 millones para Santiago del Estero. El resto de las provincias dejaría de recibir entre $ 340 millones y $ 900 millones cada una.

En el caso de Tierra del Fuego, por ejemplo, las pérdidas se estimaron en $450 millones de pesos, y de ese total "100 millones son los recursos que dejará de percibir el municipio de Ushuaia hasta fin de año. Ese recorte equivale a dos meses de salarios", consignó Télam.

En paralelo a la reunión de los gobernadores, los equipos técnicos económicos de las provincias tendrán su propia cumbre en la Comisión de Impuestos, donde incluso hay un representante del gobierno nacional. En este caso analizarán el impacto de la devolución del IVA en sus presupuestos.