Crimen en Gesell: cómo intentarán evitar incidentes con los rugbiers en la cárcel de Dolores

Aislados, en el pabellón evangelista y con fuerte custodia. Así transcurrirán los días de los rugbiers mientras sigue adelante la investigación por el brutal crímen de Fernando Báez Sosa.

29 de enero, 2020 | 12.13

Este miércoles en las primeras horas de la mañana, los jugadores de rugby acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa llegaron al penal de Dolores.

De esta manera, los jóvenes dejaron la Comisaría 1ª de Pinamar en un móvil de la Unidad de Traslado delegación Quilmes, custodiado por camionetas y motos de la Policía de la provincia de Buenos Aires, para ser dirigidos a la cárcel ubicada a más de 200 kilómetros. Permanecerán aislados de otros presos en una celda de la alcaidía hasta que se les dicte la prisión preventiva.

Dónde estarán alojados y las precauciones que se tomarán

La cárcel alberga hoy a 875 detenidos. Los 10 rugbiers permanecerán juntos en una celda de alcaidía ubicada en la planta alta de la cárcel, entre los pabellones 9 y 10, poblados por presos evangélicos, en una sala con camas cucheta y un solo inodoro.

Tampoco tendrán contacto con ningún otro detenido, para evitar cualquier tipo de roces por seguridad y frente a las amenazas que se conocieron intentarán resguardar su integridad. Serán vigilados a través de una pequeña ventana en la celda, bajo responsabilidad de un jefe penitenciario. Si tienen que moverse dentro del penal, se les asignará seguridad extra.

Los rugbiers no seguirán mucho tiempo presos en Dolores. Según informaron fuentes policiales a los medios, una vez que se dicte la prisión preventiva en su contra serán trasladados a otro penal, probablemente la Unidad Nº57 de Campana.

Avances en la causa

La investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique avanza: nueve de los diez rugbiers detenidos fueron señalados por testigos a lo largo de las cuatro jornadas de ruedas de reconocimiento que terminaron el martes.

Todos ellos están acusados por la fiscal del caso, Verónica Zamboni, por el delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, por el cual podrían recibir una pena de prisión perpetua.

También, la Policía Federal empezó los peritajes y desbloqueo de los teléfonos celulares de los detenidos y los resultados podrían conocerse para el fin de semana. También habría novedades en las próximas horas con la identificación de rastros, el análisis de las zapatillas y las manchas hemáticas.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►