Coronavirus: los consumos vía streaming son protagonistas de la cuarentena a nivel mundial

10 de abril, 2020 | 15.09

El aislamiento llevó a que Internet y sus aplicaciones se convirtieran en un actor central de la vida en cuarentena por el Covid-19. A nivel mundial, prosperaron aquellas que apuntan al contacto virtual, a charlar, verse o compartir algún contenido. Ésto fomenta la vinculación social pero también ralentiza y genera algunos problemas de conectividad en la web de cada uno de nosotros.

Las películas y series online son uno de los consumos privilegiados en estos tiempos. La guía de streaming Just Watch informó que en Argentina el consumo de estas plataformas creció un 154% con la cuarentena obligatoria, tercera en el podio después de España (191%) y Colombia (175%), según datos a los que accedió El Destape.

Los países que aplicaron un aislamiento estricto, pero no obligatorio, también vieron un incremento pero, en promedio, menor. Chile registró una suba en el consumo del 157%, seguido por México (105%), Estados Unidos (91%) y Brasil (88%). Los datos provienen del análisis hecho por la empresa que tiene 20 millones de usuarios en todo el mundo y presencia en 41 países y busca facilitar la búsqueda de películas y programas televisivos.

Como publicó Ezequiel Orlando en El Destape, en las últimas semanas se duplicó el uso de las llamadas por IP y el consumo de juegos llegó a un 40% acumulado de incremento frente a semanas normales. Todo esto derivó en que durante el primer fin de semana largo en aislamiento el tráfico crezca 25% respecto a un fin de semana usual.

Si bien se incrementaron los consumo, no se modificó sustancialmente la distribución del tráfico. La fibra ancha se mantiene dominada por el "streaming" (54%), navegación (18%), mensajería instantánea (16%) y juegos (12%), todo según la unidad de negocios de metadata de Movistar.

El uso de la banda ancha de Claro registró una variación similar, con un alza del 24% entre el 6 de abril y el 13 de marzo. La red móvil en horario pico ascendió 6%, mientras que las llamadas, 10%.

En lo que va de la cuarentena, el mayor incremento fue registrado el sábado 21. Ese día, el consumo de la red fija subió un 38% y el consumo de datos de celular 14%, en tanto que la de voz un 6%. 

Las plataformas de series y películas vieron una suba en su uso del 30%, de acuerdo a las estadísticas que recopiló Personal. La aplicación de mensajería más masificada en Argentina, Whatsapp, tuvo un 110% de incremento en el intercambio de datos.

Las aplicaciones también tuvieron su momento de auge. Según datos de Glimpse, una empresa estadounidense que monitoriza tendencias de consumidores en Internet, la nueva app Netflix Party, que posibilita visualizar películas y series de la plataforma homónima en grupo, aumentó su popularidad y el interés en ella creció un 9.550% en este periodo de pandemia.

Según este estudio, además Microsoft Teams - una plataforma para trabajar en grupo virtualmente - creció un 1.100% en demanda, seguida por Zoom - para videoconferencias - con un 875% de crecimiento. En la lista también figuran el ya conocido Skype, que trepó un 550% en uso, Facetime con el 548%, Discord con el 131% y Slack, una herramienta de trabajo, con el 95%.

 

Los peligros del uso masivo de Internet

La Argentina está conectada al mundo mediante cinco cables que proveen de Internet y llegan a Las Toninas. La cuarentena paralizó las obras pero se avanza en la incorporación de dos nuevos para mejorar la conectividad. Omar Sidoni es el gerente de proyectos de la construcción de obras de uno de los dos nuevos cables, con un avance del 80% y próximos a conectar. Si bien es posible que en junio esté operativo, por la pandemia del coronavirus no habrá trabajos hasta nuevo aviso. Él le explicó a El Destape que es necesario usar con moderación las redes ya que, al igual que el agua, gas o energía eléctrica, el sistema tiene una capacidad limitada y es capaz de conducir el servicio hasta cierto límite sin saturarse.

De este modo, cada vez que nos llega un mensaje y lo retransmitimos en grupos, por más divertido que sea, se esparce como un chorro de datos a la mayor velocidad que el caño permite, haciendo una analogía con la circulación del agua. Dependiendo de cuántos videos estemos reenviando, podemos saturar ese conducto, dejar el famoso relojito de Whatsapp pensando, que los mensajes no salgan o lleguen o las conversaciones se corten porque ahogamos la red.

Los sistemas de transmisión, detalló Sidoni, tienen una tecnología de reintentos, varios, que alcanza para que en algún momento el mensaje innecesario se envíe. Pero si lo que queremos es conversar, esos reintentos se reducen a una o dos veces por lo que la charla se puede cortar. Si bien esos videos o imágenes que creemos divertidas para pasar el rato en cuarentena van a llegar a destino en algún momento, los llamados o videoconferencias que pueden ser importantes se van a entrecortar, perder continuidad y dejar pasar información que puede ser mucho más central.

De forma aproximada, la cantidad de bytes (algo así como el ancho de banda) que es necesaria para enviar un texto, dependiendo de su extensión, es de unos 1.000 pero para un audio ya se necesitan de 10.000 a 20.000, siempre que sea breve. Ahora bien, según la calidad de la imagen, una fotografía puede ocupar unos 400.000 bytes, aunque Whatsapp le baja la definición para que ronde los 100.000. La situación se complica más con un video corto que puede llegar hasta los cinco millones. Si nos llega uno de éstos y lo reenviamos a un grupo con 10 personas, ya hablamos de 50 millones de bytes sólo para una de estas piezas.

Así, al retransmitir el video, se ocupa un espacio cada vez más importante del sistema y el conducto de transmisión se llena. Con todos los argentinos en las casas y la mayor parte del mundo también, depende del servicio y calidad de conexión, la capacidad para soportar lo transmitido y recibido va a ser diferente. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►