El juez del Lava Jato, Sergio Moro, y uno de los principales fiscales brasileños, Deltan Dallagnol, tenían serias dudas de que Luiz Inácio Lula da Silva tuviera vínculos con el departamento que lo acusaron de haber recibido como coima. Sin embargo, fue encarcelado justamente por eso y en medio de la campaña para volver a la Presidencia de Brasil.

Hace una semana y media el diario The Intercept, publicó las conversaciones de la plataforma Telegram entre el equipo de fiscales de la mega causa de corrupción y el magistrado que ahora ocupa el Ministerio de Justicia. La revelación tuvo un impacto mundial y dejó al país en vilo. Allí implicó la condena social al trabajo del Poder Judicial para encarcelar al principal candidato opositor, así como la llegada al Ejecutivo del ultraderechista Jair Bolsonaro.

El Destape entrevistó a uno de los principales investigadores del portal brasileño, Andrew Fishman, sobre las operaciones de los funcionarios judiciales contra Lula, el rol de los medios y cómo la maniobra se repitió en otros países de la región. El objetivo siempre fue el mismo: perjudicar a los mandatarios o candidatos de centro izquierda y elevar las figuras de extrema derecha.

Andrew Fishman, periodista de The Intercept.

¿Qué prueban los chats secretos entre el juez Moro y el fiscal Dallagnol?

“Publicamos tres historias que muestran que el juez y los fiscales de las causas del Lava Jato actuaron de una manera que fue impropia, antiética, posiblemente ilegal -aunque eso lo deberá decidir algún abogado- en todo el caso del Lava Jato, pero particularmente en lo que respecta al caso de Lula. Y también muestra que el fiscal dudó de la evidencia justo antes de plantear su acusación. Tenían serias dudas sobre si podían vincular a Lula con el departamento triplex que se le acusaba haber recibido como coima de Odebrecht en contraprestación a facilitar contratos con Petrobras, que es la petrolera controlada por el Estado en Brasil. Necesitaban probar que el departamento era de él y que lo recibió dentro de este gran esquema corrupción de Petrobras. Días y horas antes de que presentaron la acusación, las discusiones internas muestran que dudaron de que pudieran probar que el departamento era de él y de su vínculo con Petrobras. (El fiscal) Dallagnol le dijo en un mensaje a Sergio Moro que tenían sus serias dudas, pero que no lo podían admitir púbicamente porque sería un mensaje malo y entonces no lo mencionaron”.

“En los dos años y un mes de chats que hemos publicado entre Deltan Dallagnol y Sergio Moro, hubo una serie de incidentes, particularmente vinculados a la causa de Lula, pero además de esos, donde Moro estuvo directamente instruyendo o entrenando o colaborando o anticipándole información con los fiscales que es completamente antiético y va en contra de los cimientos del sistema judicial en cualquier país civilizado. Se necesita tener un lado argumentando las acusaciones, otro la defensa y se necesita tener un juez neutral e imparcial que decida balanceando ambas partes imparcialmente. Y al tener un juez que colabora con el fiscal, se vuelve claro que es imposible para el acusado tener un juicio justo, independientemente de la evidencia que exista”.

 

 

Lo que sucedió en Brasil con Lula, ¿se intentó duplicar en Argentina y otros países sudamericanos?

“El argumento del Partido de los Trabajadores en Brasil ha sido que el Lava Jato fue usado como un medio para perseguir a Lula e impedirle ganar las elecciones en 2018. Los chats muestran que, en efecto, Sergio Moro y los fiscales del Lava Jato estaban preocupados de que Lula fuera presidente. Y trabajaron para tratar de impedir que fuera elegido e incluso impedirle participar de una entrevista que podía ayudarle a su candidatura para las elecciones. Esa misma acusación fue realizada en Argentina, en Perú y en otros países donde el caso de Petrobras, y el de Lava Jato en general, fue usado como un arma política para tratar de atacar a políticos de tendencia de izquierda o políticos que estaba en el gobierno en ese momento por parte de la derecha. No hemos publicado nada aún que muestre que hay un nivel similar de coordinación en Argentina o en otros países, pero ciertamente hubo coordinación entre la fuerza de tarea de Lava Jato y otros países. Entonces, si la neutralidad y la ética del grupo de tareas del Lava Jato se pone en duda, eso inevitablemente va a poner en duda las acusaciones y condenas que se dieron en otros países”.

¿Cuál fue el rol de Estados Unidos en la operación en contra de Lula?

“Lo que hemos publicado es que el grupo de tareas del Lava Jato trabajó en conjunto con el Departamento de Justicia de Estados Unidos en la causa de Petrobras. Hubo mucho dinero que pudieron ganar como parte de un acuerdo y ciertamente nos pondremos a mirar eso en concreto”.