Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X

El cómico macrista Alfredo Casero rompió el silencio y habló sobre la pelea que tuvo en un bar en Palermo que terminó con que los encargados lo tuvieran que echar. En principio, el actor aclaró que el altercado no había sido con el dueño del local, sino con el encargado.

“Por favor, no tiene nada que ver el restaurante donde tuve un confrontón y me ofendí. Perdónenme. Pero yo no lo filmé. Es algo común a lo que estoy acostumbrándome. Podía haber pasado desapercibido, pero el dueño del bar es amigo de un amigo. Sean justos”, aclaró en su cuenta de Twitter.

Durante la mañana de este miércoles, Casero habló con el periodista Eduardo Feinmann y sostuvo que “la mujer del dueño se quiere matar” por lo que sucedió y por las amistades que tienen ellos en común.

Estoy muy acostumbrado. No hay que darle tanta importancia a lo que pasó. Me da pena porque puede aparecer el nombre de cualquiera en los medios por el hecho de pelearte”, continuó en defensa a los propietarios del local de Palermo.

Asimismo, intentó bajarle la importante al hecho y apuntó: “Lo mejor es no denunciarlo como algo terrible sino verlo como una situación de barbarie”.

También sostuvo que “se armó quilombo” porque el resto de los clientes salió a apoyarlo en la discusión por las diferencias ideológicas y políticas con el encargado del bar.

 “Sinceramente podía haberlo dejado pasar yo también. El haberle dicho ‘pelotudo’. Pero lo que pasó fue que una marea de gente se sumó. No hay que darle tanta bola a esto porque es darle entidad, hay cosas más importantes”, concluyó.