Alberto quiere poner toda la carne al asador. Mientras Axel Kicillof sigue buscando los votos del interior de la provincia de Buenos Aires en un veterano Renault Clío y Cristina comenzó a recorrer el país con su nuevo libro, él saldrá a buscar los votos de la clase media que se alejó del peronismo en los últimos años.

“Hoy estamos muy bien en las encuestas, pero sé que podemos consolidar estos números si le mostramos a los argentinos que nos unimos en serio para un gran proyecto nacional que nos saqué de la miseria en la que nos hundió Macri”, señaló el candidato presidencial a El Destape. 

El empeño en cerrar con Massa no está relacionada sólo a los puntos que el líder del Frente Renovador aporta en la provincia de Buenos Aires: “También quiero forjar y mostrar una pluralidad que la sociedad está reclamando”, señaló. 

En distritos como CABA y Córdoba, por ejemplo, en los que la cosecha del kirchnerismo fue muy pobre en los últimos años, la imagen de Alberto y Massa mostrando la unidad en la diversidad puede seducir a una clase media que, según el candidato, “busca una opción al agobiante gobierno de Macri”. 

Aunque aún no está cerrado el esquema electoral, Alberto piensa que la foto de Massa como primer candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires, sumada a la de Cristina, Kicillof y Magario sería imbatible frente a una María Eugenia Vidal que cargará con la imagen cada vez más deteriorada del presidente en su boleta. 

A la vez Cristina recorrerá primero el norte y luego el sur del país, en provincias en las que gana, pero aún sin llegar a los registros que supo conseguir en el esplendor del kirchnerismo. “Cristina promedia 50 puntos en todo el norte, si sale a caminar le suma entre 5 y 10 puntos más”, dicen cerca de la ex presidenta. 

La impresionante repercusión que tuvo en Santiago del Estero, con escaso registro en los medios nacionales, impulsó a Cristina a comenzar a trabajar en un fixture nacional. El 29 de junio estará en Chaco buscando votos presidenciales, pero también apoyando a su estimado Jorge Coqui Capitanich, que disputa poder con el gobernador Domingo Peppo. 

Alberto comenzará a mostrarse con figuras nuevas para la sociedad, especialistas en distintos temas con una mirada progresista, pero con caras vírgenes en los medios, que no han sufrido el desgaste de años de gestión. El candidato asegura que “la pluralidad y la frescura que se verá en la campaña es la misma que encontrará la sociedad en el gabinete”