Pese a que la idea inicial es acompañar la transición política en forma ordenada, desde el gobierno nacional anticiparon este mediodía que no acompañarán el pliego de Miguel Ángel Toma en caso de resultar elegido por Mauricio Macri como futuro director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), dada su cercana relación de amistad con el ex espía de la SIDE, Antonio Stiuso, quien, aseguran, volverá a trabajar dentro de las filas de inteligencia en caso que Toma sea designado.

El nombre de quién será el director de la AFI de Mauricio Macri es una de las mayores incógnitas que, según se estima, se revelará esta tarde. Y el de Toma, ex titular de la SIDE bajo la presidencia de Eduardo Duhalde, comenzó a barajarse como una de las posibilidades.

Otros nombres que desde el macrismo tienen en cuenta y que comenzaron a tomar fuerza en los últimos días son los de José Torello, hoy apoderado de Cambiemos e íntimo amigo de Macri, con quien mantiene una relación desde que se conocieron en el colegio Cardenal Newman, cuando ambos cursaban la primaria, y Daniel Angelici, actual presidente de Boca Juniors y hombre de confianza del actual jefe de gobierno porteño.

Cabe señalar que para ello el macrismo deberá lograr dos tercios de los senadores presentes, la mayoría requerida para designar jueces incluidos los miembros de la Suprema Corte.