Según un estudio de la consultora Kantar Worldpanel, en los hogares de menos recursos los gastos destinados al pago de las tarifas de servicios representan entre un 20 y 25% del total de sus ingresos.

"Es uno de los principales motivos de por qué el consumo masivo no termina de despegar. Sumado a lo que gastan en vivienda, salud y educación, el ingreso final y disponible para el consumo termina siendo bajo", aseguró Juan Manuel Primbas, director de la región sur por Kantar Worldpanel a La Nación.

"En el primer bimestre, el consumo creció 0,3%. Estimo que marzo también va a dar positivo. Las tarifas impactan, pero también hubo un crecimiento salarial. El año pasado no notamos que haya afectados groseramente en el consumo de las personas. Sí creemos que en los niveles más bajos tiene un impacto mayor y que en julio, con el fin de la normalización de las tarifas, vamos a estar más tranquilos", agregó.

En esta nota