Italia busca a responsables del llamado "funeral nazi" celebrado en el atrio de una iglesia de Roma

15 de enero, 2022 | 21.10

Las autoridades italianas iniciaron este sábado una serie de allanamientos para detener a ocho neofascistas del partido Forza Nuova que están acusados de haber desplegado el lunes pasado una bandera nazi para cubrir el ataúd de uno de sus correligionarios durante su funeral en una iglesia de la capital italiana.

Policías de la división investigaciones de la Jefatura de Policía de Roma y los carabineros de la Unidad de Información del Departamento Operativo del Comando Provincial ingresaron el sábado por la mañana a las viviendas de los ocho miembros de la agrupación de extrema derecha, reportó la agencia de noticias italiana ANSA.

Esta semana, los ocho individuos fueron acusados por la Fiscalía de Roma de violar la ley "Mancino", aprobada en 1993, que castiga la incitación al odio y a la violencia por razones raciales, étnicas y religiosas, como también la exaltación de gestos, acciones y lemas relacionados con la ideología nazi-fascista, luego que medios locales revelaran su participación el pasado lunes en el llamado "funeral nazi".

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

En una fotografía publicada por el diario La Repubblica aparecen los miembros de Forza Nuova frente a la iglesia de Santa Lucía, en el exclusivo distrito de Prati, en la margen derecha del Tíber, rodeando el ataúd de su camarada cubierto con una bandera roja que en el centro porta una esvástica negra, y gritando lemas pro nazis.

Se trataba del funeral de Alessia Augello, mujer de 44 años, fallecida el fin de semana por un coágulo de sangre e integrante de la organización de extrema derecha que el año pasado estuvo entre los convocantes a manifestarse violentamente en el centro de Roma contra varias reparticiones públicas así como contra la sede de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL).

Aquella manifestación, ocurrida el 9 de octubre de 2021, concluyó con el asalto a la sede de la CGIL y tenía entre sus consignas el rechazo a la obligación del uso del pase sanitario.

La diócesis de Roma de la Iglesia, tras confirmar que el ataúd del funeral realizado en la iglesia de Santa Lucía estaba cubierto con una bandera nazi, condenó el uso de ese "símbolo horrible incompatible con el cristianismo" y calificó el incidente como "ofensivo e inaceptable", subrayó en un comunicado que fue reproducido por ANSA.

También expresó su repudio la comunidad judía de Roma, quien transmitió su indignación porque "una bandera con una esvástica pueda seguir mostrándose en público en estos tiempos, especialmente en esta ciudad que vio la deportación de sus judíos por los nazis y sus colaboradores fascistas", señalaron en un comunicado.

El 16 de octubre de 1943, tras una redada en el barrio judío de la capital italiana, más de 1000 romanos judíos que residían allí fueron deportados a los campos de exterminio creados por la Alemania nazi, la mayoría a Auschwitz, en la Polonia ocupada.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►