Advertencia de UNICEF: más de 100.000 niños de Etiopía podrían morir de hambre

Las cifras suponen 10 veces más fallecimientos de lo habitual en esta región de África. La zona está azotada por conflictos internos. 

30 de julio, 2021 | 13.08

La agencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) afirmó el viernes que más de 100.000 niños de la región septentrional etíope de Tigray podrían sufrir desnutrición potencialmente mortal en los próximos 12 meses, lo que supone multiplicar por 10 las cifras habituales.

La portavoz de UNICEF, Marixie Mercado, dijo que una de cada dos mujeres embarazadas y lactantes examinadas en Tigray estaban gravemente desnutridas. "Nuestros peores temores sobre la salud y el bienestar de los niños (...) se están confirmando", dijo en una reunión informativa en Ginebra.

Los portavoces del primer ministro y de un grupo de trabajo del gobierno sobre Tigray, donde los combates entre las fuerzas regionales y federales rebeldes han continuado desde noviembre, no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre la declaración de UNICEF.

Los bebés como Aammanuel Merhawi, de 20 meses, son los que más sufren. Su peso es un tercio inferior al normal para su edad. Sus ojos febriles brillan y sus costillas son visibles mientras vomita comida suplementaria alimentada a través de un tubo nasal. Todos son signos de desnutrición grave.

"Se me ha secado la leche", dijo su madre, Brkti Gebrehiwot, a Reuters en el Hospital General de Wukro, en el norte de Tigray, el 11 de julio.

Condiciones de hambruna

Las agencias de ayuda dicen que están a punto de quedarse sin la fórmula utilizada para tratar a 4.000 niños gravemente desnutridos cada mes. Al menos tres niños han muerto en el hospital de Wukro desde febrero, dijo la enfermera Tsehaynesh Gebrehiwot.

La sanitaria facilitó sus historiales médicos: Awet Gebreslassie, de cuatro meses, pesaba 2,6 kilogramos, un tercio de su peso normal; Robel Gebrezgiher, de un año, pesaba 2 kilogramos, menos de una cuarta parte de su peso normal; y Kisanet Hogus, también de un año, pesaba 5 kilogramos, algo más de la mitad de su peso normal. Todos murieron a los pocos días de su ingreso.

En el Hospital General de Adigrat, más al norte, Reuters vio expedientes médicos que confirmaban la muerte de otros tres niños desnutridos. Los médicos de ambos hospitales dijeron que veían entre cuatro y diez niños gravemente desnutridos al mes antes de que estallara el conflicto en noviembre. Ahora las cifras se han duplicado con creces.

Según la ONU, unas 400.000 personas viven en condiciones de hambruna en Tigray y más del 90% de la población necesita ayuda alimentaria de emergencia.

En una declaración realizada el jueves por la noche, el gobierno etíope culpó a las fuerzas regionales de Tigray de bloquear la ayuda y dijo que había almacenado trigo de reserva en la región. No dio detalles sobre la ubicación de las reservas ni sobre los planes de distribución.

El Frente de Liberación Popular de Tigray no estuvo disponible para hacer comentarios, pero previamente dijo que agradece la ayuda.

La ONU dice que Tigray necesita 100 camiones de alimentos diarios para evitar la hambruna masiva. Sólo ha pasado un convoy de 50 camiones en el último mes.

Con información de Reuters

LA FERIA DE EL DESTAPE ►