López Obrador propuso hacer un referendo para mantener al Ejército en las calles

El mandatario mexicano respaldó una iniciativa que contempla extender el plazo del Ejército en las calles hasta 2028. 

06 de septiembre, 2022 | 21.23

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso este martes realizar una consulta popular para determinar si las Fuerzas Armadas deben continuar en labores de seguridad pública por lo menos hasta el 2028. De esa manera, respaldó la propuesta del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) de mantener al Ejército en las calles, que se supone debía trabajar en colaboración con la Guardia Nacional hasta marzo de 2024.

"Que se evalúe y que incluso se haga una encuesta, una consulta formal, eso se lo podrían agregar y se le pregunta a la gente, consulta popular", dijo el mandatario en su tradicional conferencia de prensa matutina. "Estaría bien que se ponga un tiempo, lo que está proponiendo el PRI, seis años, estoy de acuerdo con eso, en caso de que, no va a suceder y toco madera, se vaya para atrás", agregó, según consignó el diario El Financiero.

El mandatario avaló la extensión de la presencia del Ejército en las calles, al considerar que permitiría mejorar las capacidades como fuerzas de seguridad de la Guardia Nacional, creada por una reforma Constitucional en 2019. Para López Obrador, “va a ser mejor por profesionalismo, disciplina, honestidad, no es lo mismo el que hace una carrera militar, que va al colegio militar y va ascendiendo de una formación”.

En la misma línea, defendió su iniciativa de reforma, aprobada el pasado sábado en la Cámara de Diputados, para trasladar a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el control operativo de ese cuerpo, creado con la promesa de mantenerlo civil y que tiene hasta ahora por ley un mando civil que depende de la Secretaría Ciudadana hasta marzo de 2024. Está conformada por 115.000 integrantes del Ejército, la Marina y miembros de la extinta Policía Federal.

Cuando en 2019 se aprobó la Guardia Nacional, se incluyó un artículo transitorio que establece: “Durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”.

El 11 de mayo de ese año se publicó en el Diario Oficial de la Federación el “Acuerdo por el que se dispone de la Fuerza Armada permanente para llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”, el cual limitó el plazo de la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad al 27 de marzo de 2024.

López Obrador admitió que cambió de opinión al respecto tras enfrentarse al problema de inseguridad "heredado": "Necesitamos que (la Guardia Nacional) no se eche a perder como ocurrió con la Policía Federal y yo siento y estoy convencido que debe de estar la Guardia Nacional dependiendo de la Secretaría de la Defensa, una rama más, como la Fuerza Aérea", sentenció, citado por el diario El Universal.

El mandatario planteó también que, después de la entrada en vigor de la reforma legal, las personas evalúen a través de una consulta si la Guardia Nacional debe seguir bajo control militar. Para ello, llamó también a que haya un acuerdo por parte de todas las fuerzas políticas del Congreso.

La actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad ha causado polémica en México por afrontar acusaciones de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y uso desproporcionado de la fuerza. Por esa razón, mantenerlos en las calles despertó críticas por parte de distintos sectores: "Engañaron a los mexicanos prometiendo que los militares regresaban a los cuarteles", dijo el pasado sábado en el Parlamento el legislador del opositor Partido Acción Nacional (PAN) Humberto Aguilar.

Según Aguilar, la iniciativa es anticonstitucional, porque el artículo 21 de la Carta Magna establece que las instituciones de seguridad pública, entre ellas la Guardia Nacional, sean de carácter civil. López Obrador "es el presidente más militarista en la historia del país", agregó el diputado Jorge Triana, también del PAN.

México está envuelto en una espiral de violencia ligada al crimen organizado que ha dejado unos 340.000 muertos desde 2006, cuando se incrementó la participación del Ejército en la estrategia contra el narcotráfico, durante el gobierno de Felipe Calderón, del PAN.

Grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional atribuyen parte de esa violencia a la "militarización" de la política de seguridad.

Tensión en la alianza entre el PAN y el PRI de cara a 2024

En el contexto de la discusión por extender el plazo de permanencia del Ejército en las calles en apoyo a la Guardia Nacional propuesto por el PRI, el conservador PAN advirtió que la alianza podría terminar si mantiene el respaldo a esa reforma.

"La razón de ser de la coalición Va por México no es electoral. Si hay que ganar elecciones para tener legisladores para tener buenos gobiernos de coalición, podríamos ir eventualmente en alianzas electorales, pero si no se cuida la razón de ser de la alianza, lo que le dio sentido a esta coalición, no valdría la pena continuar", dijo el presidente del PAN, Marko Cortés, en una conferencia de prensa en el Senado. Es que, según señaló, el acuerdo “no solo es electoral”, sostuvo según reportó la agencia EFE.

"Hago un llamado a la dirigencia nacional del PRI, pero también a los legisladores, que, así como lo hicimos con valor y determinación, el Domingo de Resurrección, y dijimos no a la Ley Barttlet (reforma eléctrica), con ese mismo valor y altura de miras y haciendo honor a los millones de votos que obtuvimos en el 2021, digamos no a la militarización que ha llevado a la más alta violencia e inseguridad en México", añadió.

Cortés pidió a los senadores de todos los partidos rechazar la militarización del país y acordó con los senadores de su partido no acompañar esta iniciativa, por considerar que es una “afrenta a la Constitución” y a los “derechos humanos”. Pese a que sostuvo que las Fuerzas Armadas merecen todo el respeto, pero en materia de seguridad pública deben ser los segundos respondientes, no los primeros, porque esa responsabilidad debe ser de las policías civiles.

Además, rechazó la iniciativa del PRI porque dijo que va por el camino incorrecto de la militarización del país al tiempo que pidió a la dirigencia del PRI, encabezada por su presidente Alejandro Moreno, ser congruente para decir no a la militarización, de lo contrario, deberá explicarlo a los mexicanos.

Con información de Télam.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►