Sin marea roja: al final fue derrota republicana y Biden mantendrá mayoría en el Senado

A pesar de lo esperado por Trump y el Partido Republicano, los demócratas consiguieron triunfar en las legislativas de la Cámara Alta. La Baja, por su parte, todavía está en disputa.

13 de noviembre, 2022 | 13.29

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, logró un triunfo clave en las últimas elecciones legislativas y retuvo el empate en el Senado, de mínima. El mes que viene se define en un balotaje en Georgia si será un empate o una mayoría absoluta para los demócratas. Pero sea cual sea ese resultado, el resultado de Nevada que se conoció en el fin de semana confirmó que la ola roja republicana no existió y el Gobierno no tendrá a todo el Congreso en contra durante los próximos dos años.

En medio de un contexto de alta inflación y descontento, por aumentos de precios de alimentos y combustibles, Biden no sufrió el gran "voto castigo" que se esperaba sino que incluso realizó la mejor elección de mitad de mandato de un presidente en Estados Unidos en los últimos 20 años. Analistas opinan que esto se debe a dos factores: por un lado, el crecimiento económico y la creación de empleos que atravesó al país desde su asunción; y por otro lado, al rechazo y movilización popular que generó la anulación del derecho al aborto que impuso la Corte Suprema a mediados de año. 

Además, el propio Donald Trump había convertido esta elección en una suerte de plataforma para preparar el anuncio de su candidatura a la Casa Blanca en 2024. Según adelantó, hará un anuncio el próximo martes.

La posible candidatura del líder republicano sería su tercera carrera por la Presidencia, luego de perder contra Biden en 2020 y vencer a Hilary Clinton en 2016. Después de esa derrota, el magnate republicano promovió afirmaciones de fraude sin fundamento, algunas de las cuales llevaron a un motín sin precedentes el 6 de enero de 2021 en el Capitolio en Washington.

El Senado será demócrata

La cadena CNN y otros medios estadounidenses informaron en la noche del sábado que la demócrata Catherine Cortez Masto retuvo su banca del Senado de Nevada, razón por la cual el partido que está al mando de la Casa Blanca se queda con 50 de los 100 escaños de dicha cámara. Esto le asegura a los demócratas la mayoría, ya que la vicepresidenta de la Nación Kamala Harris, en su rol como presidenta del Senado, tendrá el poder de desempate en las votaciones.

"Hemos hecho muchas cosas y haremos muchas cosas más por el pueblo estadounidense. El pueblo rechazó, y rechazó sólidamente, la dirección antidemocrática, autoritaria, repugnante y divisionista que los republicanos querían llevar al país", dijo el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, un dirigente que se vio relegitimado por los resultados, luego de un año de fuertes criticas por no poder conseguir una disciplina total en la bancada oficialista para aprobar los principales proyectos económicos de Biden.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos celebró el logro desde Asia -donde viajó para una cumbre asiática en Camboya, primero, y para el G20 en Indonesia, luego- y acusó al ex mandatario Donald Trump de ser responsable del mal desempeño de los republicanos en los comicios. "Se lo escuché a alguien de la prensa: 'Todo lo que ha hecho Trump es revelar lo que es el Partido Republicano'. Creo que lo que tienen que decidir ahora, como hemos hecho nosotros en el pasado, es quiénes son", señaló el dirigente sobre una crisis de identidad que atraviesa a la oposición.

Luego de la definición en Nevada, Georgia es el único estado donde ambos partidos todavía compiten por un lugar en el Senado, una elección que sin duda atraerá la atención y fondos electorales de todo el país. El próximo 6 de diciembre, el senador demócrata Raphael Warnock se enfrentará en una segunda vuelta al republicano Hershel Walker.

Al mantener el control en el Senado, el Partido Demócrata se garantiza -entre otras cosas- un proceso más fluido para los nombramientos del gabinete y las designaciones judiciales (incluidas las posibles vacantes en la Corte Suprema); mientras que, a su vez, tendrá el control sobre las comisiones que tienen el poder de investigar y/o supervisar al Gobierno. 

La Cámara Baja, por definirse pero con ventaja opositora

El escenario no es tan optimista en la Cámara Baja. Aún quedan por definir cerca de 20 asientos y, según medios estadounidenses, los republicanos tendrán una mayoría de apenas cinco bancas (220 contra 215), muy lejos de las decenas de bancas que esperaban lograr. Sin el Senado, la oposición no podrá aprobar leyes contrarias al Gobierno ni bloquear nombramientos de jueces, embajadores y funcionarios de gobierno, aunque sí tendrá un importante poder de veto para las iniciativas del oficialismo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►