Elecciones en Brasil: Lula confirmó a un dirigente de centro-derecha como su vice

El ex presidente y favorito para las elecciones de octubre definió que el ex gobernador de San Pablo lo acompañará en la fórmula. Esto se definió tras la reunión del Partido de los Trabajadores con el Partido Socialista Brasileño (PSB)

08 de abril, 2022 | 12.10

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva confirmó que Geraldo Alckmin será su candidato vicepresidente para las elecciones presidenciales en Brasil de octubre próximo.

El anuncio se realizó tras una reunión del Partido de los Trabajadores (PT) con el Partido Socialista Brasileño (PSB) para definir al compañero de fórmula del ex mandatario, que lidera todas las encuestas de intención de voto para las presidenciales, en las que Jair Bolsonaro buscará su reelección.

“Es perfectamente posible que dos fuerzas con proyectos diferentes, pero con los mismos principios, se unan en un momento de necesidad del pueblo. Agradezco a los compañeros de PSB”, afirmó Lula.

Según sostuvo el ex mandatario, se necesitará su “experiencia y la experiencia de Alckmin para reconstruir el país, hablando con toda la sociedad brasileña”.

“Tenemos que demostrarle a la sociedad brasileña que este país necesita amor, no odio, necesita un trabajo, no un arma. Hoy le estamos dando una demostración muy fuerte a Brasil”, sentenció.

La decisión fue formalizada en una carta a Lula ya la presidenta del PT, diputada federal Gleisi Hoffmann (PR). En la carta, el PSB dice que Brasil atraviesa una crisis sin precedentes y que solo una candidatura podría entregar a la población lo que “exige”.

“Estamos absolutamente convencidos de que esta boleta es la que se consolidará con las candidaturas de los compañeros Lula y Geraldo Alckmin”, dice la carta del PSB.

Exgobernador de San Pablo, Alckmin es un político conservador que estuvo durante años enfrentado a Lula. Incluso facilitó desde la administración paulista las manifestaciones a favor de la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff. Hoy, sin embargo, ambos compartieron la mesa principal en el anuncio.

Alckimin tuvo que afiliarse al PSB para sumarse a la fórmula. El acercamiento al paulista tuvo una resistencia de un ala minoritaria, más a la izquierda, la decisión ya fue tomada y negociada incluso antes de que Alckmin se afiliara al PSB, partido del que se había alejado.

En entrevista con la cadena de radio T, Lula se refirió a la histórica oposición entre Lula y Alckmin y afirmó que "las personas cambian" y que Brasil "también cambió": "Yo cambié, Alckmin cambió y Brasil cambió. Yo era el oponente de Alckmin, no un enemigo. Feliz era Brasil que tenía una disputa entre dos partidos democráticos, porque había un debate civilizado, sobre un programa de gobierno", dijo el ex presidente. 

Según afirmó el ex presidente, su idea no es ser un candidato que solo represente las ideas de su partido, sino que lidere un “movimiento para reconstruir la democracia”. Además, agregó que Brasil necesita alguien que pueda armonizar el país, que "estimule la paz, la unión, el pequeño y micro empresariado. Esto es lo que Brasil necesita para convertirse en una gran nación", opinó Lula, argumentado la decisión de invitar a Alckmin a la fórmula presidencial.

 

Con información de BBC News Brasil

LA FERIA DE EL DESTAPE ►