El Fondo Monetario Internacional instalará una oficina en Argentina para poder controlar de cerca que el Gobierno cumpla con los condicionamientos que le impuso.

Allí desplegará a partir de agosto a su personal experto y administrativo que monitoreará el cumplimiento de las metas económicas y fiscales.

Según adelantó Infobae, la delegación de Buenos Aires redactará documentos secretos que describan la situación económica local y analicen el panorama político que protagonizan Mauricio Macri y la oposición.

La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, no quiere depender únicamente de la información que reciba de Nicolás Dujovne, su contacto más cercano en el gabinete nacional, de acuerdo al portal.

Embed

LEER MÁS: En medio del recorte, el Gobierno amplió el presupuesto destinado a la publicidad

En esta nota