El escándalo destapado por el periodista Horacio Verbitsky, quien reveló que el fiscal Carlos Stornelli extorsionó a un empresario para complicar al kirchnerismo en la causa de los cuadernos, llegó hasta el propio Poder Ejecutivo de la Nación: es que, entre otras personas, está involucrada la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

En una serie de audios grabados por el empresario Pedro Etchebest, quien demostró que fue extorsionado por Stornelli, el abogado Marcelo D'Alessio --con fuertes lazos con el oficialismo-- admitió que recibió dinero del Ministerio de Seguridad para defender al financista y ex convicto Leonardo Fariña, con el objetivo de incriminar a integrantes del kirchnerismo en la causa de los cuadernos.

"Yo a Fariña lo terminé defendiendo, después que hizo todas las maldades que hizo yo a Fariña lo terminé representando y me terminó pagando a mí el ministerio de Patricia. Patricia me llamó tres veces, Bullrich", reconoce D'Alessio en la llamada con Etchebest. Además, afirmó que "Fariña hizo mucha guita desde la cárcel".

En su artículo, Verbitsky expuso que D’Alessio es uno de los defensores de Fariña junto a Rodrigo González, “tarea por la que se jacta de que la Ministra de Seguridad los remunera con 200.000 pesos mensuales”.

En este marco, el periodista reveló que, según D’Alessio, “personal de la inteligencia gubernativa alimentó durante años a Fariña con informaciones que servían para procesar a otras personas, como Ricardo Etchegaray” o para extorsionar gente involucrada en la causa “en nombre de Fariña”.

De acuerdo al artículo de Verbitsky, D’Alessio “puso fin a esa situación” al consultar a Fariña si quería “seguir ganando plata de ese modo o salir en libertad”. Esto último sucedió al cabo de dos meses y generó reclamos por parte de Bullrich, quien reclamó que le entregue “a Lázaro Báez y la plata”.