Los salarios podrían ganarle a la inflación por primera vez desde 2017

El informe privado destaca que la mejora se dará a partir de la decisión del Ejecutivo de alentar la reapertura de paritarias.

04 de julio, 2021 | 17.59

El salario real de los trabajadores registrados crecería 3,5% en la segunda mitad del año, comparado con la primera parte de 2021, lo que será el primer semestre en que le ganen a la inflación desde 2017, según un informe de la consultora Ecolatina. El documento destaca que la mejora en la primera parte del año no alcanzaría para el año (medido punta a punta) cierre en positivo. Por el contrario, estima que habrá una caída interanual de 2,5% en el poder de compra de los salarios. 

"Alcanzado este punto, vale destacar que parte importante del rebote y su magnitud dependerán del éxito de la política antiinflacionaria: más allá de qué números se renegocien en paritarias, un traslado a precios moderado será fundamental para que las ventas efectivamente puedan mejorar", argumentaron desde la consultora. Para la este año, la consultora considera que serán clave las condicionalidades del acuerdo con el FMI y la corrección cambiaria pos-electoral: 2021 se encamina a ser el cuarto año seguido de caída del salario real. 

El informe destaca que la mejora en el poder adquisitivo de los salarios se dará a partir de la decisión del Ejecutivo de alentar la reapertura de paritarias. "Marca su intención de convalidar un nuevo equilibrio de mayor inflación y mayor salario, que impliquen un mayor consumo, para el período electoral. Aunque el vuelo de este año será menor a los de la década pasada, se intentaría ir a una dinámica similar a la de 2013 y 2015: resignación del objetivo de precios en pos de impulsar la demanda", explicaron desde Ecolatina.

"Durante 2018 y 2019, la inestabilidad cambiaria provocó varias aceleraciones inesperadas de la inflación, que golpearon sucesivamente al poder adquisitivo de los ingresos. Para revertir esta tendencia, el Frente de Todos empezó su gestión dando incrementos de suma fija a los asalariados formales. A la vez, mejoró el ingreso de perceptores de asignaciones y jubilaciones mínimas, intentando cumplir sus promesas de campaña", señala el informe. "Si a estas medidas le sumamos la tarjeta Alimentar -una transferencia en especie, alimentos, para familias de bajos recursos-, resalta el carácter progresivo de estas medidas de arranque de 2020", agrega. 

Los trabajadores informales y cuentapropistas se vieron más perjudicados. En conjunto, en estas modalidades se ubican más de 8 de cada 10 trabajadores de los últimos tres deciles de ingresos laborales. "Si bien hubo asistencia para estos sectores -IFE, bonos para beneficiarios de asignaciones, entre otros-, en la mayoría de los casos estuvo lejos de compensar la pérdida previa de ingresos", afirma Ecolatina. 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►