Histórico acuerdo para impulsar a toda la cadena del sector automotor 

El Gobierno elimina retenciones a la exportación de unidades y piezas y otras cargas impositivas para proyectos que generen exportaciones y puestos de trabajo. 

09 de marzo, 2021 | 14.45

El Gobierno presentó este martes un proyecto de ley de promoción de inversiones para toda la industria automotriz, una cadena de valor que genera unos 130.000 empleos formales, representa cerca del 7 por ciento del PBI industrial y exporta por 4500 millones de dólares. El sector es históricamente deficitario en materia de balance comercial. Por la baja incidencia de partes locales en el ensamblado de vehículos en el país, se da la paradoja de que cuando crece la producción local de automotores se profundiza el déficit externo, dada la mayor demanda de partes importadas. Sin embargo, la cadena automotriz cuenta con un enorme potencial exportable que permitiría contar con los ingresos de divisas que colabora en un programa serio de sustitución de importaciones.

No es la primera vez que se intenta incrementar la participación de proveedores locales en la fabricación de unidades por parte de las terminales que operan en en la Argentina y que la convierten en uno de los veinte países que integran el selecto grupo de productores de automotores a gran escala y con desarrollo propio. En los períodos de boom del sector automotor hubo un claro correlato en la creación de puestos de trabajo. Esa participación se fue incrementando a partir de un proceso de sustitución de importaciones, sobre todo de productos provenientes de Brasil. De todos modos, la integración de piezas locales en la producción de nuevos modelos todavía es reducida, lo que se verifica en el fuerte déficit comercial del sector. 

Producto de la pandemia, las exportaciones del complejo automotor alcanzaron los 4.309 millones de dólares el año pasado, para representar el 7,9 por ciento de la ventas totales al exterior, con una caída de 39,5 por ciento con respecto a 2019, según el último informe sobre complejos exportables del INDEC. Su principal mercado sigue siendo el Mercosur y, en particular, Brasil (96,6 por ciento). El 58,2 por ciento de las exportaciones correspondió a vehículos para transporte de mercancías, un 22,4 por ciento a chasis, partes y neumáticos y un 19,4 por ciento a vehículos para transporte de personas.

Las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones) de vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres y sus partes y accesorios presentaron en enero un saldo negativo de 140 millones de dólares, mientras que, en igual período del año anterior, habían presentado un déficit de 78 millones de dólares. Las exportaciones aumentaron 24 millones de dólares y las importaciones 86 millones de dólares, respecto de igual mes del año anterior. 

Diagnóstico de un sector estrella

"El objetivo principal es el fortalecimiento de su cadena de valor, la generación de puestos de trabajo de calidad, el desarrollo de nuevos modelos, el fomento de una mejor inserción internacional que fortalezca el perfil exportador de la cadena y una mayor integración de autopartes locales", explicaron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas, quien en más de una oportunidad había señalado los problemas estructurales del sector en materia de intercambio comercial.

La integración de componentes locales se ubica actualmente por debajo 60 por ciento en el caso de vehículos de gran escala y con cierta maduración en el mercado. Estos componentes no son necesariamente producidos íntegramente en el país, pero en su mayoría son fabricados con piezas locales. Para modelos más nuevos, la participación es de 45 por ciento y en camiones y utilitarios no supera el 40 por ciento.

Las terminales desarrollan sus productos teniendo en cuenta las ventajas competitivas que le brinda cada uno de los países en los que operan. Conciben sus nuevos modelos a partir de esta lógica. De tal forma, el hecho de que se defina un país como plataforma para una nueva unidad no implica más piezas locales. Para esto se requiere de grandes volúmenes de inversiones; algo a lo que apunta el programa presentado este martes. La falta de integración tiene efectos además tanto en el balance comercial del sector como en la generación de puestos de trabajo. "En los últimos meses, ha mostrado claras señales de recuperación y niveles de producción que superan los de pre-pandemia (en enero creció 17 por ciento interanual)", señalan desde el equipo económico.

La apuesta es sobre un modelo exportador especializado, con productos de alto valor agregado. Es el primer sector exportador industrial y el segundo complejo exportador, en ambos casos desde la Argentina al mundo. La industria local abastece  a 35 mercados en los cinco continentes (con 54 por ciento de participación en las exportaciones) con una generación de  5000 millones de dólares anuales por exportaciones.

En qué consiste el proyecto de estímulo

La industria automotriz requiere de permanentes inversiones de gran escala para mantener su nivel de competitividad, dado los constantes avances en materia de tecnología y diseño a nivel global. Este proyecto de ley genera una serie de incentivos para promover dichas inversiones, en favor de que Argentina pueda modernizar y volver más competitiva su industria. "Con el impulso de este nuevo régimen y otras medidas que se están gestionando, se espera que en un horizonte de cinco años se logre duplicar las exportaciones y el empleo directo", explicaron a este medio desde la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA).   

El proyecto crea un régimen de fomento a nuevas inversiones del sector automotriz (para toda cadena de producción, desde vehículos a autopartes), que tendrá beneficios impositivos. El plan de inversión debe cumplir con un monto mínimo y debe mantener un determinado contenido nacional durante los cinco años posteriores a la fecha de puesta en marcha del proyecto.

Las inversiones en bienes de capital nuevos, incluyendo obras de infraestructura destinadas a la actividad industrial podrán gozar de saldo de libre disponibilidad de los créditos generados por el Impuesto al Valor Agregado de las inversiones para aplicar contra impuestos nacionales, amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias para los bienes muebles y para obras de infraestructura y derecho de exportación del 0 por ciento a la exportación de los bienes producidos al amparo de los proyectos aprobados en el marco de este régimen. 

En este marco se creará el Instituto de la Movilidad, un ente de derecho público no estatal que tendrá por objeto fomentar la coordinación entre los diferentes eslabones de la cadena de valor, el Estado Nacional, el colectivo de los trabajadores y las instituciones de apoyo científico y tecnológico.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►