La lista de los grandes ganadores con la pandemia y la guerra

La riqueza conjunta de los milmillonarios del sector alimentario y agroindustrial se disparó en 382 000 millones de dólares (45%) en los últimos dos años.

23 de mayo, 2022 | 12.44

Los precios mundiales de los alimentos se dispararon un 33,6 por ciento durante el último año y se prevé que vayan a aumentar un 23 por ciento más en 2022. Esto pone en riesgo alimentario a 197 millones de personas en todo el mundo. Mientras tanto, un número reducido de empresas vinculadas con sectores concentrados proveedores de materias primas y productos de primera necesidad vieron dispararse sus ganancias y, vis a vis, sus fortunas personales. A modo de ejemplo, Cargill obtuvo casi 5000 millones de dólares de ingresos netos, el mayor beneficio en toda su historia.

"Frente al incremento desorbitado de la concentración de riqueza en plena crisis mundial, es urgente impulsar impuestos sobre las grandes fortunas y el capital", señala un documento realizado por la organización Oxfam, en su informe titulado "Beneficiarse del sufrimiento"El informe de la confederación internacional, formada por 19 organizaciones no gubernamentales, que realizan labores humanitarias en 90 países, estima que 263 millones de personas podrían verse empujadas a la pobreza extrema este año debido a la pandemia, al aumento de las desigualdades a nivel mundial, y a la crisis de los precios de la energía y los alimentos, agravada a por la guerra en Ucrania.

En marzo de 2022 se produjo el mayor aumento de los precios de los alimentos desde que las Naciones Unidas comenzasen a registrar este tipo de datos en 1990. El impacto en la población de países de renta baja, cuya población destina más del doble de ingresos a la compra de alimentos que aquella de países ricos, fue mucho mayor. "Por ejemplo, en Mozambique, las personas del quintil más pobre de la población destinan más del 60 por ciento de sus ingresos a la compra de alimentos, mientras que el 20 por ciento más rico destina algo menos del 30  por ciento. En muchos lugares, los salarios están cayendo en términos reales al no incrementarse con el aumento del coste de la vida", señala el documento.

En contraposición, los beneficios de las grandes empresas y las familias milmillonarias que controlan buena parte de nuestro sistema alimentario siguen disparándose. La riqueza conjunta de los milmillonarios del sector alimentario y agroindustrial se ha incrementado en 382 000 millones de dólares (un 45 por ciento) en los últimos dos años.. "En este mismo período, han surgido 62 milmillonarios del sector alimentario", señala la Oxfam. En el informe se destacan Cargill, uno de los mayores gigantes de la alimentación a escala global, además de una de las mayores empresas privadas del mundo, y la firma de comercio agrícola Louis Dreyfus.

Ganancias por sector

Un de los principales sectores beneficiados del salto en los commodities fue el alimenticio. El informe de la Oxfam destaca la situación de dos empresas agroexportadoras, las cuales también oligopolizan los precios de los alimentos en la Argentina.

En 2017, Cargill fue identificada como una de las cuatro empresas que controlaban más del 70 por ciento del mercado global de materias primas agrícolas La onceava familia más rica del mundo posee el 87 por ciento de la empresa y, según la lista de milmillonarios de Forbes, la riqueza conjunta de los miembros de esta familia es de 42.900 millones de dólares, con un aumento de 14 400 millones de dólares (un 65 por ciento) desde 2020, lo que supone casi 20 millones de dólares diarios durante la pandemia.

"Esto se ha debido principalmente a la suba de los precios de los alimentos, sobre todo de los cereales. Cuatro nuevos miembros de la familia Cargill ingresaron recientemente en la lista de las 500 personas más ricas del mundo. En 2021, Cargill obtuvo casi 5000 millones de dólares como ingresos netos, el mayor beneficio en toda su historia. El año anterior distribuyó dividendos por valor de 1130 millones de dólares, que acabaron en su mayor parte en manos de miembros de la familia. Uno de sus competidores, la firma de comercio agrícola Louis Dreyfus informó en marzo que sus beneficios habían aumentado en un 82 por ciento el año pasado, lo que se debía principalmente a las fluctuaciones de los precios de los cereales y los importantes márgenes en semillas oleaginosas.

Otro sector concentrado es el comercio, donde Walmart hizo la diferencia. La familia Walton es titular de cerca de la mitad de las acciones de la compañía y su riqueza conjunta se sitúa en torno a los 238.000 millones de dólares, lo que supone un incremento en términos reales de 8.800 millones de dólares respecto a 2020, a un ritmo de 503.000 de dólares por hora. En los últimos cinco años, los dueños de Walmart recibieron alrededor de 15.000 millones de dólares en dividendos de la empresa en efectivo

La escalada de la energía elevó también los márgenes de beneficio de las grandes petroleras, las cuales se duplicaron durante la pandemia. "Mientras, se prevé que el coste de la energía vaya a dispararse un 50 por ciento a lo largo de 2022. El precio de la energía ha registrado su mayor incremento desde 1973. El costo mayorista del crudo ya ha aumentado en un 53 por ciento en los últimos 12 meses y el del gas natural, en un 148 por ciento", revela Oxfam.

El costo de la energía tiene un gran impacto en todos los aspectos de la vida y contribuye significativamente a los precios de los alimentos y el transporte. Las empresas que forman parte de las cadenas de suministro energético a nivel mundial están obteniendo enormes beneficios gracias al aumento de los precios. "A lo largo del año pasado, los beneficios del sector de la energía aumentaron en un 45 por ciento (en dólares) los márgenes se se dispararon y el crecimiento de la facturación de esta industria supera ampliamente a los de cualquier otra", señala el documento.

La riqueza de los milmillonarios del sector del petróleo, gas y carbón se incrementó en 53 300 millones de dólares (un 24 por ciento) en términos reales en los últimos dos años. En el último año, cinco de las mayores empresas energéticas (BP, Shell, TotalEnergies, Exxon y Chevron) obtuvieron conjuntamente beneficios por unos 82 000 millones de dólares , lo que equivale a 2600 dólares cada segundo. Sus márgenes de beneficio se encuentran en su nivel máximo de los últimos cinco años, situándose en promedio en un 8 por ciento. En mayo de 2022, BP registró sus mayores beneficios ordinarios trimestrales en más de 10 años, y Shell obtuvo beneficios récord, según el Financial Times. En 2021, estas empresas abonaron 51 000 millones de dólares en concepto de dividendos, lo que significa que el 63 por ciento de sus ingresos netos acabó en manos de sus accionistas.

El sector farmacéutico, por obvias razones, fue también uno de los más beneficiados por la pandemia de COVID-19. "La pandemia generó 40 nuevos milmillonarios en el sector farmacéutico, que se han beneficiado de los monopolios que sus empresas ejercen sobre las vacunas, los tratamientos, los test y los equipos de protección individual", afirma el documento de Oxfam. Las grandes farmacéuticas se embolsan más de 1000 dólares por segundo solo por su negocio con las vacunas,100 cobrando a los gobiernos hasta más de 24 veces el costo de producción genérica.

La firma Moderna tan solo cuenta con un producto en el mercado: una vacuna contra la COVID-19 de la que obtiene un margen de beneficio bruto del 70 por ciento. "Esta empresa ha logrado con gran éxito convertir fondos públicos en riqueza privada, transformando 10 000 millones de dólares de financiación del gobierno de los Estados Unidos (inclusive en concepto de reserva de vacunas) en cerca de 12 000 millones de dólares de beneficios hasta la fecha", explica Oxfam. Moderna ya creó cuatro nuevos milmillonarios, cuya riqueza conjunta asciende a los 10 000 millones de dólares, mientras que tan solo el 1 por ciento del total de su suministro de vacunas fue  a parar a los países más pobres.

Por último, el sector tecnológico se vio impulsado por los efectos de la cuarentena frente a la pandemia. Esta industria ha convertido a algunos hombres en los más ricos del mundo.  Cinco de las 21 mayores entidades económicas en el mundo (medido como PIB nacional y valor de capitalización de mercado de las empresas) son empresas tecnológicas (Apple, Microsoft, Tesla, Amazon y Alphabet) y lograron unos beneficios de 271 000 millones de dólares en 2021, casi el doble que en 2019 (un incremento del 94 por ciento o de 131 000 millones de dólares) antes de la irrupción de la pandemia.

En promedio, el margen de beneficios de estas empresas pasó del 16 al 22 por ciento a lo largo del último año. Siete de los diez hombres más ricos del mundo han conseguido su fortuna en el sector de la tecnología, la cual aumentó en 436 000 millones de dólares desde 2020. La fortuna de Elon Musk, el hombre más rico del mundo, se incrementó en un 699 por ciento desde 2020. La fortuna personal del fundador de Amazon, Jeff Bezos, aumentó en 45 000 millones de dólares desde 2020.

"No debe subestimarse la influencia política que se puede comprar con estos niveles de riqueza, ya que permite a las grandes empresas tecnológicas destinar grandes cantidades de dinero a actividades de lobby para defender sus intereses. Amazon y Google, por ejemplo, emplearon 7,5 millones de dólares en ejercer influencia sobre políticos estadounidenses durante el primer trimestre de 2021", concluye la Oxfam.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►