Argentina busca más fondos de ayuda del FMI: cuál es la plan en el que trabaja el Gobierno

El gobierno de Alberto Fernández quiere que se redistribuyan entre los países vulnerables y de ingresos medios los DEG que no se utilicen. Eso permitirá liberar fondos de las reservas que serán destinados a pagar vencimientos con el propio organismo y que rondan los US$ 4.700 millones hasta fin de año.

03 de agosto, 2021 | 21.56

El gobierno de Alberto Fernández buscará que aquellos países que no tengan previsto utilizar los recursos distribuidos por el FMI en concepto de Derechos Especiales de Giro (DEG) permitan redirigir esos respaldos hacia naciones vulnerables y de ingresos medios.

Elecciones 2021 en El Destape Radio

Tras la aprobación por parte del Fondo, la Argentina recibirá el 23 de agosto próximo un total de US$ 4.350 millones de esos Derechos Especiales, que si bien no serán fondos frescos, permitirán fortalecer el asiento contable en las reservas y liberar divisas para, entre otros objetivos, pagar deudas y evitar cimbronazos en el mercado cambiario.

El Ministerio de Economía dijo que seguirá intentando lograr el apoyo de la comunidad internacional para que un probable nuevo envío de DEG beneficie más a las naciones más vulnerables y de ingresos medios o emergentes, como la Argentina. El FMI indicó que se analiza un nuevo envío de DEG para países pobres afectados por la pandemia de Covid-19.

La propia directora del FMI, Kristalina Georgieva, había anunciado en la última reunión del Grupo de los 20 que el organismo analizará "con instituciones financieras internacionales y socios pertinentes la elaboración de propuestas de financiamiento sostenible para reforzar la preparación y respuesta a pandemias en el futuro".

Economía cuestiona la forma de distribución de los DEG, porque los países mas ricos, que pagan una cuota mayor, reciben mayor asistencia financiera del FMI, a costa de los más pobres o que menos aportan.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, viene sosteniendo que la distribución de los DEG responde a la cuota de participación de los países en el FMI y "no a su necesidad, lo que deriva en que reciben más liquidez los que menos lo requieren". "Esto no contribuye a reducir desigualdades sino que profundiza las asimetrías entre los países", sostuvo el titular del Palacio de Hacienda.

Argentina tiene una cuota del 0,67% de participación en el organismo, por lo que le corresponden aproximadamente US$ 4.355 millones, que recibirá el 23 de agosto próximo en forma de DEG que se podrán contabilizar en las reservas, pero no en efectivo. Eso permitirá libertar fondos de las reservas que serán destinados a pagar vencimientos con el propio organismo -rondan los US$ 4.700 millones hasta fin de año- en septiembre y diciembre próximo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►