Los tarifazos que prepara la ciudad de Buenos Aires: subte, parquímetros y taxis

Los incrementos irán desde el 40 al 100%. Argumentan que son necesarios para mantener los servicios y ganarle a la inflación.

02 de febrero, 2021 | 16.17

En la Ciudad, febrero será un nuevo mes copado por las audiencias públicas. Esta vez no para evitar la venta de Costa Salguero sino para analizar los tarifazos que llegarán a partir de marzo. La suba de precios impactará fuertemente en el subte, el estacionamiento medido y los taxis, tres medios de transporte clave dentro del distrito porteño que sufrirán incrementos de entre el 40 y 100%.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

Se trata, dijeron desde el Gobierno porteño a El Destape, de actualizaciones de tarifas necesarias para asegurar los estándares de los servicios y otras que se ajustan porque hay sectores que no tienen subsidios del Estado, como es el caso de los taxistas que quedan detrás de la inflación si no se les autoriza un ajuste.

Desde el lunes que viene, de forma virtual, los y las ciudadanas de la Ciudad podrán participar de las audiencias públicas. Cada incremento tendrá su propia convocatoria y los encuentros se darán en jornadas separadas para analizar los aumentos. De avanzar con los aumentos, el subte pasaría a costar $30, un 44% más que ahora; el estacionamiento medido sufriría una suba del 100% al subir de $15 a $30; la Verificación Técnica Vehicular (VTV) obligatoria llegaría a los $2.665 (+45%) para autos y $1.002 para motos;  y el taxi pasaría de $ 8,57 durante el día y $10,28 por la noche (+40%).

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Claudia Neira, legisladora porteña por el Frente de Todos, advirtió a El Destape que “cuando ves los distintos aumentos y mirás lo que fue la inflación de 2020 - del 30,47% según los datos de la Ciudad - , te das cuenta que hay un aumento muy por encima de la inflación y golpea directamente al bolsillo de los y las porteñas”, porque, además, “ya está rigiendo el impuesto a los consumos con tarjeta de crédito que, si bien es el 1,2%, se viene a sumar a estos incrementos”.

A este panorama, sostuvo la legisladora, se le suma el “82,4% de aumento en las unidades que determinan la sanción de las multas en el régimen de faltas, que está vinculado a la unidad fija. Y en diciembre aprobaron un proyecto por el cual todos los agentes que tienen distintas funciones en la ciudad - desde guarda parques, prevención y de tránsito - pasan a coordinar y hacer cualquier multa por cualquier contravención o falta en cualquier barrio”. Esta ley, remarcó, no discrimina en función de la competencia y, por ejemplo, un guarda parques tendrá la facultad de labrar una falta o contravención, lo que generará más confusión y un mecanismo de recaudación más fuerte. “Hay que ver cómo la reglamentan” para saber si modificarán este “híbrido normativo”, porque los agentes mantendrán su normativa pero estarán coordinados por Seguridad.

Así, dijo, “por diferentes mecanismos, se reproduce la política de Macri que implica hacer recaer su necesidad de recaudar en el bolsillo de los sectores más desfavorecidos o medios laburantes". En esa línea, sumó: "Lo que termina haciendo es afectar el consumo y a los comercios y en lugar de más actividad económica y recaudación, generará menor recaudación y que la economía se resienta”.

Por su parte, los trabajadores del subte se mostraron en contra de estas medidas y aseguraron que “la política de Cambiemos es coherente con la construcción de una Ciudad para pocos”. Agregaron que “esta política tarifaria, además de ser inflacionaria, desalienta el uso del transporte seguro y de inversión pública” con una “planificación del transporte (que) parece pensada para el trabajador de la ciudad entre y salga en el día hacía la Provincia de Buenos Aires a través del “Metrobus”. Lo "de adentro" es caro y exclusivo, privado y dolarizado”.

Subte con molinetes más caros

El 12 de enero, desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) argumentaron que, debido a “una desactualización de las tarifas generada por los reiterados aumentos en los costos involucrados en el servicio”, es necesario pautar un nuevo incremento para mantener la “calidad y eficiencia” del servicio. En la propuesta se propuso mantener descuentos para los usuarios frecuentes y el sistema integrado de tarifa dentro del área del AMBA, además de abonos y pases gratuitos para Jubilados y Pensionados, personas con discapacidades, boleto estudiantil primaria y secundaria.

Con esta iniciativa, los boletos pasarán a costar $30 cuando en la actualidad valen $25,50 para entre uno y 20 viajes mensuales. Quienes usen el servicio entre 21 y 30 traslados al mes pagarán $24 y no $20,40. Entre 31 y 40 viajes se abonarán $21 (ya no $17,85) y más de 41 traslados costarán $18 (hasta ahora $15,30).

El análisis de la tarifa técnica comparó los períodos octubre 2018 a octubre de 2020 y registró una variación del 68,3%, “explicado principalmente por el rubro mano de obra, y en menor medida por las amortizaciones medidas en el rubro inversiones que se actualizan con la variación del tipo de cambio”. Más allá de eso, se destacó un fuerte ahorro en el costo de la explotación gracias a la reducción del servicio durante la pandemia del coronavirus.

En total se ajustaron $ 825.873.170. Ese monto se explica por el cierre temporal del 44% de estaciones, lo que implicó la reducción, suspensión o renegociación del mantenimiento de infraestructura civil, eléctrica y de comunicaciones, además de la suspensión del servicio de limpieza. En materia energética hubo una reducción del 50% al pasar de $695.200.000 a $377.000.000. El despacho de formaciones se redujo por lo que también se achicó la necesidad de mantenimiento y por la baja en la cantidad de pasajeros se bajó todo gasto vinculado a orientación del usuario, señalética y WIFI, que se suspendió en las estaciones cerradas.

Situación que se conjugó con “el desplome” de la recaudación producto de la emergencia del coronavirus, argumentaron en el análisis: durante el año 2020, entre abril y octubre se observaron en promedio, el 5% de cantidad de viajes del mismo período de 2019, alcanzando el máximo en el mes de octubre de 2020, mes en que registró el 8% de viajes de octubre 2019.

La audiencia pública será el 23 de febrero de 2021 a las 12 y los inscritos podrán participar por la plataforma Zoom. El encuentro se transmitirá por Youtube y sólo podrán anotarse quienes tengan domicilio en la Ciudad enviando un email a audienciaspublicas@buenosaires.gob.ar o al teléfono 1155720405, desde el miércoles 27 de enero hasta el miércoles 17 de febrero inclusive, de 11 a 16.

Estacionamiento medido

El Gobierno porteño argumentó que “el espacio público es un bien finito que debe administrarse de manera equilibrada” porque “cada vez que se asigna más superficie a un uso particular se hace a desmedro de las zonas destinadas al resto de los usos”. Así, especificaron, “si en una calle, destinamos más espacio para los vehículos, estamos restando lugar para los peatones o el mobiliario urbano y viceversa”.

En ese contexto, la gestión de la Ciudad sostuvo que “se debe asignar el espacio suficiente para circulación, con preferencia en el transporte público y posteriormente se destina el espacio para el estacionamiento, de esta forma se evitan congestiones en el tránsito, las que generan contaminación atmosférica, acústica, térmica y visual”.

Según los datos oficiales, en el territorio porteño hay 385.000 espacios de estacionamiento los días hábiles de 7 a 21 horas. En el horario nocturno y durante los sábados, domingos y feriados la disponibilidad se incrementa a 465.000 espacios. A estas zonas se suman las 226.000 cocheras y 385.000 plazas privadas. Con estos números, dijeron, una “enorme” parte de la Ciudad está destinada al estacionamiento en la vía pública durante plazos prolongados.

La revisión de tarifas, sostuvieron, surgió de la “compatibilidad de funciones” entre el estacionamiento privado y el público “para que la contraprestación que tiene el Gobierno, asignando una parte valiosa de su territorio a un uso particular, genere ingresos directos, los cuales serán destinados a la cobertura de los costos que el uso del vehículo particular conlleva”.

Actualmente el valor del “cospel” se encuentra en los $15 y, para su aumento, la Ciudad comparó los precios de otros distritos del país y de las cocheras privadas. Hecho el análisis, concluyeron que para los usuarios del estacionamiento en la vía pública, el costo inicial es menor pero no existe la posibilidad de contar descuentos por estacionamientos prolongados. Por lo tanto, para dejar el auto por tiempos prolongados resulta conveniente el uso del garaje comercial, mientras que a los usuarios que se estacionan por pocas horas les resulta conveniente el estacionamiento en la vía pública.

Con este análisis de base, resolvieron incrementar el valor público a $30 porque “a pesar de que el estacionamiento en la calle sigue resultando más económico, el costo se acercará al valor dentro de las playas comerciales, y la diferencia entre ambos podría incentivar el uso de la playa comercial dado que el servicio cuenta con mayor valor agregado”. Esto incentivaría la rotación en las calles.

Sobre esta suba, dijo Neira, desde el Gobierno porteño “plantean que hace más de un año que no se aumenta el estacionamiento medido, pero en un año la inflación no fue del 100%”, además de que “está por regir, en breve, un sistema en el que no sólo se va a aumentar el valor de la ficha sino que se va a tener que pagar en muchos más lugares” con la extensión de los parquímetros.

La audiencia pública para analizar el incremento será el 9 de febrero a las 12 del mediodía de forma virtual, con los mismos requisitos que la del subte. Podrán inscribirse por mail o teléfono quienes tengan domicilio en la Ciudad, esde el martes 12 de enero hasta el miércoles 3 de febrero inclusive, de 11 a 16.

Taxis

En este caso, el expediente se generó en base a pedidos de la Unión Propietarios de Autos de Taxis (U.P.A.T.) y la Sociedad Propietarios de Auto Taxis (S.P.A.T.), quienes solicitaron un incremento del 40% por el incremento en costos de la actividad. Según los documentos oficiales, se trata de una propuesta de suba del 20% para febrero y otro 20% en abril.

En el análisis se concluyó que, teniendo en cuenta la evolución de la ficha actual a $5,95, la rentabilidad del sector a valores de diciembre de 2020 registra un aumento de los costos operativos que rondan un cuarenta por ciento.

Por eso, se estableció la proyección de los incrementos en dos tramos. El primero incluye una tarifa de $ 7,14 para el horario diurno y $ 8,57 para el nocturno. Un aumento del 20% hasta abril, momento en que volverán a subir los valores en igual proporción: $ 8,57 durante el día y $10,28 por la noche. Esto generaría “un valor un valor equivalente a un aumento del 40 % sobre la tarifa actual del Servicio Público de Automóviles de Alquiler con Taxímetro” y “contribuye a la recomposición de la ecuación económica”.

El aumento, dijeron, está “en línea con otros gastos que afronta el sector, como por ejemplo el GNC, el cual aumentó un 32% desde la última actualización (costo que representa el 41% del costo de los taxistas) pero resulta necesario e incluso beneficioso para quienes prestan el servicio, que se aplique en forma escalonada para atenuar el impacto en el público usuario”.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►