El Senado sancionó los cambios en ganancias de empresas: las grandes pagarán 35%

La normativa prevé una mayor tasa para las utilidades de las grandes empresas y disminución para las pequeñas. El Estado recaudará $ 130.000 millones adicionales.

02 de junio, 2021 | 19.47

En la misma sesión en la que aprobó la postergación de las elecciones, el Senado sancionó los cambios en ganancias de empresas. Ahora las grandes pasarán a pagar 35% por sus utilidades, mientras que la tasa se mantendrá o disminuirá para las Pymes, ya que será progresiva de acuerdo a los montos. El Estado estima que recaudará $ 130.000 millones adicionales.

Las modificaciones que dictó el Congreso buscan avanzar hacia un sistema tributario que apoye a las pequeñas y medianas empresas, ya que la norma implica una reducción de la carga tributaria para las micro y pequeñas empresas. La norma retrotrae la alícuota máxima al 35%, igual a la del 2015. Sin embargo, la tasa efectiva es menor.

“Continuamos el camino iniciado con la Ley de Solidaridad Social, de reversión de la reforma tributaria del 2017 de Juntos por el Cambio, que buscaba incentivar la oferta reduciendo impuestos progresivos. Eso provocó menos recursos para el Estado y nulo efecto en la inversión”, detalló por Twitter el secretario de Política Tributaria del Ministerio de Economía, Roberto Arias, quien estuvo presente en el recinto junto a Martín Guzmán.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Este paso en la modificación del sistema tributario va en línea con los pedidos de gravar más a las mayores fortunas y corporaciones en todo el mundo. La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, afirmó que la reducción excesiva de impuestos en realidad perjudica a las empresas porque bajan los recursos para inversión pública, capacitación laboral e investigación y desarrollo, afectado la competitividad global.

La flamante ley argentina presenta escalas progresivas en reemplazo del esquema de alícuota uniforme aplicado históricamente. Pasarán a ser del 25%, 30% y 35% de acuerdo a los tramos de utilidad neta imponible.

Las sociedades abonarán 25% para un primer tramo de beneficios de hasta $ 5 millones anuales; 30% para un tramo intermedio de $ 5 millones a $ 50 millones anuales; y 35% para los beneficios superiores a ese umbral.

A partir del nuevo esquema, sólo 4,5% de las empresas pagará la alícuota de ganancias más elevada. El resto lo mantendrán o pasarán a estar gravadas por una tasa menor, como será el caso de las micro y pequeñas empresas.

Este esquema significa que habrá un aumento de la presión tributaria exclusivamente en el segmento de empresas con mayores ganancias declaradas en tanto que habrá una baja de la carga impositiva para 9 de cada 10 empresas. La ley establece una alícuota para cuando se distribuyan dividendos del 7% para todas las compañías.

Todas estas modificaciones representarán un ingreso adicional para el Tesoro de unos $ 133.164 millones, según un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso, que midió cuánto más se podrá recaudar por las modificaciones en comparación con la actual situación del gravamen.

Como rasgo progresivo adicional, la nueva ley incorpora la perspectiva de género al aumentar las deducciones por el pago de honorarios por cargos directivos a mujeres y personas trans. En el primer caso será del 40% y para personas trans del 60%.

Si bien su sanción se dio hoy, esta legislación rige para los ejercicios que se iniciaron a partir del 1 de enero del 2021. Además, los tramos de las escalas tendrán una actualización anual en base al índice de precios al consumidor (IPC) del Indec.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►